Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

MOTOR

Mejor un híbrido de Toyota, tanto para ciudad como para carretera

Toyota_Corolla_5P_1
Actualizado 01/03/2019 10:14:59
Redacción

Es muy frecuente una percepción errónea sobre los automóviles híbridos, como es que, admitiendo que en ciudad consumen menos, no es así en carretera. Un error a todas luces si analizamos el funcionamiento de estos sistemas de propulsión generalmente surgidos de la eficiente combinación de un motor eléctrico con otro de combustión interna de gasolina (aunque también los hay diésel) y automáticos.

Es muy frecuente una percepción errónea sobre los automóviles híbridos, como es que, admitiendo que en ciudad consumen menos, no es así en carretera. Un error a todas luces si analizamos el funcionamiento de estos sistemas de propulsión generalmente surgidos de la eficiente combinación de un motor eléctrico con otro de combustión interna de gasolina (aunque también los hay diésel) y automáticos.

Así, en conducción normal y, claro está, si no queremos conducciones deportivas o ritmos donde la eficiencia se pierde a todas luces, esto es, con velocidad uniforme, con la suavidad requerida y respetando las normas de tráfico, permitiremos que, en muchos tramos de nuestro recorrido, ambos motores impulsen al coche simultáneamente reduciendo el consumo de gasolina hasta en un 54%, evitando desgastes de fricción de piezas —por ejemplo el embrague planetario de Toyota de transmisión de potencia de ambos motores a las ruedas y de energía a la batería evita esta fricción— y ayudaremos a una carga óptima de la batería en reducciones, frenadas o simplemente por la inercia de las deceleraciones. En este sentido, a este tipo de conducción más fluida y suave, colabora en estos automóviles su motor de rápida respuesta y entrega instantánea de potencia siempre a bajas revoluciones y apenas sin vibraciones. Además de que todo derroche puntual de aceleración momentánea se invertiría en cargar la batería y por lo tanto no se perdería. Y, por añadidura, el arranque siempre es eléctrico y, en los híbridos de Toyota, todos automáticos, su modo de conducción ECO facilita la máxima eficiencia con el mínimo consumo, sin intervención alguna del conductor.

Asimismo, y a la vez que ahorro, deberíamos luchar por la preservación del medio ambiente emitiendo menos gases ‘de efecto invernadero’, lo que conseguimos con estos automóviles que emiten hasta un 35% menos de CO2 —pasando de unos 150 g/km a unos 68—, menos NOx que los diésel –el gas más nocivo en las ciudades–,... y una menor contaminación acústica y menor irradiación de calor.

Pero además, no fijándonos solo en el consumo instantáneo, sino también en el ahorro prorrateado de su mantenimiento, estos coches tienen muchos menos componentes en su motor (carecen de alternador, embrague y correa de distribución,...) con lo que su paso por el taller disminuye ostensiblemente.

Y, fiscalmente, además del ahorro del impuesto de matriculación —este impuesto se fija en relación al nivel de emisiones de CO2-, tienen descuentos en el aparcamiento (o incluso la gratuidad) de la ‘zona azul’, en los peajes, etc.

Y como ventajas añadidas, pueden entrar siempre en el centro de las ciudades o incluso circular por los carriles VAO (para vehículos de alta ocupación) con una sola persona a bordo.

Por lo tanto, ¿por qué no un Toyota?

Concesionario Toyota en Palencia: TOYOTA PALENCIA. El Vial