Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

PROVINCIA

423 propietarios podrán regar hasta 2.700 hectáreas sin coste energético

Agricultura
Actualizado 04/03/2019 14:20:57
Redacción

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha visitado las obras de conversión en nuevo regadío de la zona del río Valdavia. La inversión total llevada a cabo en esta zona, que supera los 34,5 millones de euros, permitirá contar, por primera vez en Castilla y León, con un nuevo regadío con un 100% de eficiencia energética, por lo que no tendrá coste alguno de electricidad o de combustibles fósiles. Para lograrlo, se aprovecha la energía potencial que genera la diferencia de altura de 51 metros existente entre el punto de toma de agua, en el azud sobre el río Valdavia, y el comienzo de la zona regable en el municipio de Villaeles de Valdavia.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha visitado las obras de conversión en nuevo regadío de la zona del río Valdavia, en la provincia de Palencia, en la que 423 propietarios podrán regar, en la campaña de 2020, hasta 2.700 hectáreas sin coste energético alguno.

La inversión total llevada a cabo en esta zona, que supera los 34,5 millones de euros, permitirá contar, por primera vez en Castilla y León, con un nuevo regadío con un 100% de eficiencia energética, por lo que no tendrá coste alguno de electricidad o de combustibles fósiles. Para lograrlo, se aprovecha la energía potencial que genera la diferencia de altura de 51 metros existente entre el punto de toma de agua, en el azud sobre el río Valdavia, a la altura de Puebla de Valdavia, y el comienzo de la zona regable en el municipio de Villaeles de Valdavia. Esta diferencia de cota se amplía hasta 136 metros al final de la misma, en el municipio de Osorno la Mayor, y permite que el agua para riego llegue con suficiente presión a los hidrantes localizados en las parcelas. De este modo, los agricultores de la zona ahorrarán en energía en torno a 300 euros por hectárea al año de media, lo que supone en torno a 800.000 euros al año.

Para poner en marcha estos regadíos, las administraciones públicas han destinado 26 millones de euros, una inversión con la que se ha llevado a cabo, por una parte, la obra de regulación cuyo coste ha alcanzado los 12,9 millones de euros y con el que se ha creado un embalse mediante la construcción de la presa sobre el arroyo Villafría en Santibáñez de la Peña, a 40 kilómetros aguas arriba, que abastecerá a la zona regable a través del río Valdavia.

También se están ejecutando las obras del azud, la tubería y las balsas, con una inversión superior a los 11,2 millones de euros, con la construcción de un azud desmontable de 1,2 metros de altura, levantado sobre el río Valdavia, con pilares y vigas de acero, para dar servicio a la toma de agua para riego; la creación de la conducción principal de agua de 23,6 kilómetros que se prolonga desde el azud hasta el final de la zona regable; y la puesta en marcha de dos balsas de regulación para almacenar agua para épocas de demanda, con capacidad de casi 100.000 metros cúbicos cada una.

Por otra parte, se han destinado más de 1,8 millones de euros a obras de infraestructura de concentración parcelaria en dos demarcaciones, una de 1.652 hectáreas, que engloba a los municipios de Castrillo de Villavega, Abia de las Torres y Osorno la Mayor, y otra de 1.065 hectáreas, localizadas aguas arriba de la anterior, y distribuidas en los municipios de Villaeles de Valdavia, Villasila de Valdavia, Villanuño de Valdavia y Bárcena de Campos.

Además, la Comunidad de Regantes invertirá otros 8,5 millones de euros en obras complementarias del regadío, constituidas fundamentalmente por la red de tuberías e hidrantes en parcelas. Se instalarán 60 kilómetros de tubería, 36 kilómetros para la zona de Castrillo de Villavega, Abia de las Torres y Osorno el Mayor, y 24 kilómetros para abastecer las tierras situadas en los términos municipales de Villaeles de Valdavia, Villasilla de Valdavia, Villanuño de Valdavia y Bárcena de Campos.

El 88% del compromiso adquirido hasta 2023 ya se ha cumplido

A lo largo de esta legislatura, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha modernizado, transformado en regadíos y llevado a cabo obras de infraestructuras en zonas de concentración parcelaria casi 193.000 hectáreas, lo que supone el 88% de las 220.000 hectáreas comprometidas por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, hasta el año 2023, lo que ha supuesto una inversión de 332,3 millones de euros.

Así, a través del Mapa de Infraestructuras Agrarias, que cuenta con 610 millones de euros, se han modernizado más de 21.600 hectáreas de regadíos de las 40.000 comprometidas, esto es el 54%, para las cuales se han destinado 181,6 millones de euros; se han transformado en regadíos más de 12.600 hectáreas de las 20.000 previstas, es decir, el 63,1%, con una inversión superior a los 84,2 millones de euros; y se han ejecutado obras en infraestructuras agrarias en zonas de concentración parcelaria en 158.700 hectáreas de las 160.000 comprometidas, lo que supone un cumplimiento del 99% con una inversión de 66,5 millones de euros.

Beneficios de la modernización del regadío

Entre los principales beneficios que conllevan la modernización del regadío de una zona está la optimización del uso del agua, permitiendo hacer frente con mayores garantías a las circunstancias de escasez de recursos disponibles. Se estiman ahorros medios en el uso de recursos de entre un 20 y un 25 %.

Además, para mejorar la competitividad y rentabilidad de las explotaciones agrarias, los costes para el riego con presión se reducen en las zonas modernizadas un 35 % respecto a las zonas sin modernizar. La modernización contribuye activamente a la regeneración en el campo, ya que las incorporaciones de jóvenes en las zonas modernizadas son un 80 % superiores que las que se producen en las zonas sin modernizar. Esta apuesta por un sector modernizado se aprecia también en la inversión que llevan a cabo los propios agricultores, que es un 240 % mayor en las zonas modernizadas que en las no modernizadas

El regadío modernizado permite diversificar las alternativas de cultivo, principalmente porque pueden realizarse otros cultivos más asociados a la transformación agroindustrial. Esta posibilidad de adaptación de las producciones a las necesidades del mercado permite mejorar y garantizar la competitividad de las explotaciones agrícolas.