Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

A PIE DE ARBOL

Día del árbol y día del agua

Covalagua
Actualizado 15/03/2019 11:04:18
Flaviano Casas Martínez

La Primavera nos trae una explosión de vida y esperanza. Flores, insectos, mariposas, paisajes, manantiales, deshielos…, en un ciclo constante de renovación. Armonía natural quebrantada por la mano del hombre en su afán de supremacía, destrucción, y acaparamiento de recursos. Sirva de ejemplo el Parque Fuentes Carrionas, Velilla y su comarca. ¿Cómo es posible la Concentración Parcelaria con sus múltiples afecciones a los paisajes, al Medio Ambiente, a los perímetros urbanos y a los ecosistemas?.

El 21 y 22 de Marzo son fechas especiales porque se conmemora la importancia del árbol y del agua, elementos vitales que surgen de la Madre Tierra, garantes de la Vida, que debemos legar a las futuras generaciones. Quiero rendir homenaje a los pioneros naturalistas, a los auténticos guardianes de los bosques, a las organizaciones ecologistas, a los campesinos que aman y preservan la Tierra, a todas las personas comprometidas, social y ecológicamete, cuyos esfuerzos en pro de la Naturaleza y de la Vida, garantizan los ecosistemas y el Medio Ambiente.

La Primavera nos trae una explosión de vida y esperanza. Flores, insectos, mariposas, paisajes, manantiales, deshielos…, en un ciclo constante de renovación. Armonía natural quebrantada por la mano del hombre en su afán de supremacía, destrucción, y acaparamiento de recursos. Sirva de ejemplo el Parque Fuentes Carrionas, Velilla y su comarca. ¿Cómo es posible la Concentración Parcelaria con sus múltiples afecciones a los paisajes, al Medio Ambiente, a los perímetros urbanos y a los ecosistemas?. Enclaves milenarios, universales, prados, suelo, piedras, laderas, arroyos, flora, fauna…, a merced de las máquinas, del infundado proceder impuesto por la burocracia aplastante de un Organismo creado por Franco y perpetuado en sus desmanes y atropellos a través del tiempo y de los singulares espacios que debieran ser preservados.

De nuevo la Junta de Castilla y León desembaina la espada de la Concentración Parcelaria y suelta la tronada artillera de los Modernos Regadíos. Las fértiles Vegas de Saldaña, Carrión y Villamoronta serán convertidas en llanos parameros, en suelos mineralizados, en eriales mesetarios desprovistos de fuentes, arroyos, cañadas, caminos tradicionales, bardas, árboles, arbustos, huertas, entornos urbanos de floresta…, limitándose la Planificación oficial (diseño soviético), a un engendro esquemático de “cuatro caminos y tres desagües”.

Si este es el respeto oficial a la Tierra, al árbol, a la flora, a la fauna…, voy a centrarme en el AGUA, vehículo vector que puede concentrar y transportar vida o muerte según el método y el fin que se persiga. Reflexionen sobre las aguas subterráneas, el descenso alarmante del nivel freático, los desequilibrios de los vasos comunicantes, la contaminación persistente de residuos tóxicos procedentes de la química agro-ganadera, acumulados por efecto de filtración y lixiviación. Se puede afirmar que, por donde pasan estos Organismos, al igual que ocurriera con la hierba que pisaba el caballo de Atila, jamás volverá a brotar, no la hierba, sino la propia vida.

Árbol, agua, bosques, ecosistemas…, arrasados en estos tiempos con el beneplácito de la Junta, del Gobierno Central, de los aprovechados de siempre, y de quienes sumidos en la indiferencia se desentienden de tan noble, obligado y vital compromiso. Sus bastardos objetivos se centran en los “desiertos verdes”, en el acaparamiento de espacios naturales privilegiados, en la toma al asalto de tierras y Bienes Comunales, en las macro-granjas, en la privatización de los montes y las aguas. Una vez alcanzados estos objetivos, el fuego borrará bosques y arboledas para implantar mono-cultivos o cultivos energéticos, obligando a dejar campos, tierras y pueblos para consumar definitivamente el genocidio de la despoblación. “Finis Poloniae”.

Zaragoza, 11 de Marzo de 2019