Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

SALUD

Un decreto-ley de la Junta intentará corregir el déficit de médicos en Atención Primaria

residencias_frio_2
Actualizado 15/03/2019 10:49:54
Redacción

Se regularán medidas en materia de productividad, incentivando a los profesionales de Sacyl, vinculando dicha productividad a los objetivos asistenciales de los centros incluidos en el Plan Anual de Gestión. Globalmente. Tales incentivos ascenderán a 36 millones de euros y se concretarán en los distintos centros de gestión mediante un “Pacto de objetivos” donde se determinarán los aspectos concretos que del Plan de Gestión afecten a cada servicio, unidad o equipo, definiendo las metas a alcanzar, los parámetros de evaluación y la verificación de su grado de cumplimiento

La consejería de Sanidad propondrá a la Junta de Castilla y León la aprobación de un decreto-ley de medidas urgentes en materia de sanidad estructurado en cuatro títulos con el fin de corregir el déficit de médicos en Atención Primaria.

El primero de los títulos se refiere a las medidas en materia de productividad de los profesionales de los centros e instituciones sanitarias de Sacyl.

El segundo regula las medidas para el reconocimiento y la provisión de los puestos de difícil cobertura en el ámbito de la Atención Primaria.

El tercero tiene que ver con medidas en materia de fidelización de los licenciados sanitarios especialistas en medicina familiar y comunitaria, aplicables, con carácter excepcional, en los años 2019 y 2020.

Y el último de los títulos hace referencia a las medidas de implementación de servicios de transporte a la demanda en los casos en que fuera preciso para poder garantizar la accesibilidad de la Atención Primaria.

Incentivos y puestos de difícil cobertura

Por consiguiente, se regularán medidas en materia de productividad, incentivando a los profesionales de Sacyl, vinculando dicha productividad a los objetivos asistenciales de los centros incluidos en el Plan Anual de Gestión. Globalmente. Tales incentivos ascenderán a 36 millones de euros y se concretarán en los distintos centros de gestión mediante un “Pacto de objetivos” donde se determinarán los aspectos concretos que del Plan de Gestión afecten a cada servicio, unidad o equipo, definiendo las metas a alcanzar, los parámetros de evaluación y la verificación de su grado de cumplimiento. Se recupera, así, este instrumento de incentivación de los profesionales, que fue paralizado en 2012 como consecuencia de la situación económica de la región.

En cuanto a la regulación de medidas para el reconocimiento y la provisión de los puestos de difícil cobertura en el ámbito de la Atención Primaria en la Gerencia Regional de Salud, se tendrá en cuenta para calificar un puesto como de difícil cobertura la distancia desde el centro de salud al hospital de referencia; el tiempo semanal empleado en los desplazamientos; el grado de dispersión geográfica y los accesos adversos. Según estos criterios, se puntuarán los puestos y se declararán, en su caso —si cuentan con una puntuación igual o superior a siete puntos con los baremos establecidos—, de difícil cobertura.

A través de esta norma también se establecen una serie de medidas incentivadoras, entre las que se incluye el reconocimiento del complemento de garantía asistencial, destinado a remunerar al personal que desempeñe estos puestos, especialmente para las categorías y profesiones con déficit de profesionales. Dicho complemento será de 6.000 euros anuales para los profesionales del grupo A1; de 1.300 euros anuales para los pertenecientes al grupo A2 y de 300 euros anuales para las categorías C1 y C2, así como para otras agrupaciones profesionales.

Otras medidas serán la flexibilización del horario; la disponibilidad en los llamamientos temporales de interinidad en las bolsas de empleo temporal, siempre que el profesional lleve más de un año desempeñando dicho puesto; la valoración como mérito en la carrera profesional, considerándose como cooperación con el Servicio de Salud; la prioridad en la participación en las actividades de formación, y la prioridad de los centros e instituciones sanitarias a los que estén adscritos puestos de difícil cobertura en los proyectos piloto o de investigación.

Contratos de tres años

Con las medidas en materia de fidelización de los licenciados sanitarios especialistas en medicina familiar y comunitaria, se pretende mantener, además del vínculo con los especialistas que han finalizado su residencia y desean formar parte de la sanidad de Castilla y León, un vínculo más prolongado en el tiempo y en esas situaciones en las que la cobertura asistencial se hace más necesaria.

Por lo tanto, y con carácter excepcional, durante los años 2019 y 2020 se podrán realizar anualmente nombramientos eventuales a todos los licenciados sanitarios especialistas en medicina familiar y comunitaria que hayan finalizado su residencia en los tres años anteriores a la fecha del nombramiento por un periodo de dos años prorrogable, en su caso, por un año más. Posteriormente, se realizará un estudio y valoración sobre si procede la creación de una plaza en la plantilla orgánica.

Y, con respecto a la puesta en marcha de servicios de transporte a la demanda en los casos en los que fuera preciso, se modificará la Ley 8/2010, de 30 de agosto, de Ordenación del Sistema de Salud de Castilla y León, añadiendo en la misma una disposición adicional única que regula esta materia. Con ella se posibilitará el desplazamiento del usuario al centro de salud o a otro consultorio de la Zona Básica de Salud mediante un transporte a demanda que resultará gratuito para el usuario.

Otras decisiones adoptadas

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, señaló el día de la presentación del decreto-ley que estas medidas “complementan a otras ya adoptadas en previsión del problema de déficit de especialistas”. Y, entre ellas, destacó la prolongación en el servicio activo de todos los profesionales que lo solicitan una vez cumplida su edad de jubilación, que en los últimos años ha permitido mantener su actividad al 30% de los médicos de familia y pediatras que cumplieron 65 años.

También citó la habilitación para la contratación de especialistas que no cuenten con el requisito de nacionalidad. La Ley de Medidas de 2017 permitió superar una situación que no permitía que los médicos que terminaban su especialidad pudieran trabajar en Castilla y León por no cumplir el requisito de la nacionalidad española. Así, en 2018 se han incorporado a Sacyl 50 nuevos especialistas extracomunitarios, de ellos 20 de medicina familiar y comunitaria.

Asimismo, señaló Sáez, se ha ofrecido estabilidad en el empleo: en los últimos tres años se han ofertado a oposición 642 plazas de médico de familia a las que se añadirán otras 710 en la próxima convocatoria.

El consejero de Sanidad también indicó que se habían incrementado las plazas MIR de medicina familiar y comunitaria.

El máximo responsable de la sanidad en Castilla y León señaló que desde hace años se ofrecía incentivación de docentes e investigadores: la intensificación —liberación de parte de su jornada con sustitución— de los profesionales de mayor peso en la formación de especialistas y en la investigación ha incluido a profesionales de Atención Primaria.

Más médicos por habitante

Los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad ponen de manifiesto que Castilla y León continúa siendo la comunidad con mayor dotación de médicos de familia: 119,4 por 100.000 habitantes, frente a 84,5 en el conjunto nacional. También que de todos los médicos especialistas el 36% trabajan como médicos de familia de Atención Primaria, mientras que en España es el 31 %. Un mayor esfuerzo en Atención Primaria que se pone de manifiesto, también, al analizar los datos del gasto sanitario público: en Castilla y León el 15,6% del gasto se destina a Atención Primaria, mientras en el SNS esta cifra es del 14,3%.