Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

La ‘geografía’ de Ayarza descubre el alma de los pueblos castellano y leoneses

cultura-Ayarza
El fotógrafo palentino Javier Ayarza tiene una exposición en la localidad de Almagro.
Actualizado 01/04/2019 11:32:54
Redacción

El fotógrafo palentino instala este particular proyecto, que no se ciñe exclusivamente a retratar edificios y plazas de las localidades terracampinas y cerrateñas, sino que capta elementos urbanos públicos a simple vista sin ningún valor estético pero claramente testimoniales de la desoladora realidad que vive el medio rural en la galería Fúcares de Almagro.

Tierra de Campos y Cerrato son los territorios que lleva recorriendo desde hace cuatro años el fotógrafo palentino Javier Ayarza (1961) para crear un proyecto artístico del que ya ha seleccionado cerca de 9.000 imágenes que descubren el alma de los pueblos de estas dos comarcas que se expanden por las provincias de Palencia, Burgos, Valladolid, Zamora y León.

'Archivo Territorio' es el título genérico de este fichero fotográfico que no se ciñe exclusivamente a retratar edificios y plazas de las localidades terracampinas y cerrateñas, sino que capta elementos urbanos públicos a simple vista sin ningún valor estético pero claramente testimoniales de la desoladora realidad que vive el medio rural.

Uno de los brazos del citado archivo es 'Geografía', una colección de 3.000 fotos que toma como referencia esas pequeñas infraestructuras y artefactos (antenas, cables, apeaderos, venta ambulante, buzones, tablones de anuncios y tótems informativos) y de la que el autor ha realizado una selección para mostrarla en la galería Fúcares de Almagro, una exposición dividida en siete capítulos a modo de murales que fue inaugurada el 16 de marzo y que se exhibirá hasta el 4 de mayo.

“Javier Ayarza ha sabido muy bien presentar, tanto como en la diversa luz contenida en el día y la hora donde fueron atrapadas, esas realidades utilizadas por comunidades que están formadas por la singularidad única e irrepetible de todo ser humano. Para decirlo en corto: estos signos son indefectiblemente ontológicos, pues la humana realidad que los utiliza les transfiere un plus de doliente y ciertamente humana presencia”, subraya el crítico Luis Francisco Pérez. Y añade: “Las obras expuestas tienen mucho de encuadre cinematográfico, de primeros planos, medios y generales, e incluso también de la sofisticada lectura fotográfica que del ‘travelling’ realiza nuestro artista, desplazando el objetivo de la cámara para acercarla o alejarla al objeto (o al sujeto, como en series anteriores) que se desea filmar/fotografiar”.