Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

A PIE DE ARBOL

Exprimir el planeta

energia_solar_fotovoltaica_greenpeace_se_opone_a_las_limitaciones
Actualizado 02/04/2019 12:37:37
Flaviano Casas Martínez

Con respecto al cambio climático, a los combustibles fósiles, a la energía nuclear, también España tiene mucho que decir. ¡BREAK FREE! se ha convertido ya en grito universal, (Fuera Energía Sucia). Yo creo que el primer paso sería descontaminar corruptos.

Llegó la Primavera. Pero no veremos los campos teñidos de amapolas. Solo divisaremos el verde de la temida que fuera y es, la mal llamada “revolución verde”. Hasta los caminos rurales, las cunetas de las carreteras, incluso los cascos urbanos (setos, parques y jardines), son arrasados por la guadaña del glifosato. Flora y fauna son exterminadas sin piedad. El veneno en sus múltiples aplicaciones se traduce en dólares (Monsanto-Bayer) y demás beneficiarios. ¿Salud pública?. El Estado, garante ¿de qué?. La medicina es aplicada a posteriori. Las fuentes de la salud, que brotan en las selvas y en los bosques, se encuentran a merced de los madereros, de los cultivadores de soja y de los extractores de minerales.

Transgénicos “NOVARTIS GENMAIS”…, contaminación genética incontrolable en el espacio y en el tiempo, que puede alterar a todas las especies durante sucesivas generaciones. Concretamente el mayor peligro radica en la resistencia a los antibióticos. Los amos del mundo exprimen especialmente al Sur, las naciones más pobres, esquilmadas en sus riquezas naturales para que los países dominantes perpetúen su derroche y el robo sistemático de alimentos no manipulados, valiosos minerales y mano de obra en régimen de semi-esclavitud.

En esta guerra sucia participa España en todos los campos. Incluso adentrándose en el suculento negocio de las armas, o participando en las recientes invasiones “sangre por petróleo”, impulsadas por el clan guerrero de Las Azores. Más aún, podemos escuchar en estos momentos el estruendo de las bombas “inteligentes” arrojadas sobre las escuelas, hospitales…, artefactos mortíferos enviados por el actual Gobierno “socialista”. España factura al año más de 10.000 millones de euros. Es el séptimo país exportador de armas, especialmente a los “amigos” de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Pedro Sánchez, alcalde progresista de Cádiz y demás comparsas, ¿licencia para matar, como lo hiciera anteriormente el “trío calaveras"?

Con respecto al cambio climático, a los combustibles fósiles, a la energía nuclear, también España tiene mucho que decir. ¡BREAK FREE! se ha convertido ya en grito universal, (Fuera Energía Sucia). Yo creo que el primer paso sería descontaminar corruptos; y para ello me remito a la lista negra señalada por Greenpeace al respecto, bajo el epígrafe “El Arte de las Puertas Giratorias”. Entre otros andatarios: Miguel Sebastián exministro de Industria del PSOE, Isabel García Tejerina exministra de Medio Ambiente del PP, José Manuel Soria exministro de Industria del PP, Felipe González exconsejero de Gas Natural, José María Aznar ex-asesor de Endesa, Ángel Acebes del PP (Iberdrola), Cristina Garmendia exministra de Ciencia del PSOE (Gas Natural), Manuel Marín del PSOE (Fundación Iberdrola), Martín Villa…

De aquí, a convertir el coche en la “vaca sagrada”, hay un ligero trecho. Cada año fallecen por muerte prematura en España, debido a la contaminación el aire, unas 40.000 personas. Al coche lo han elevado a los altares, aportando sustanciosas subvenciones a las multinacionales, mientras la atmósfera es envenenada por el capitalismo salvaje y la ciudadanía connivente e irresponsable. Como datos básicos referenciales, en los últimos cincuenta años España ha contribuido sobremanera a duplicar el incremento de la temperatura del planeta. Mares y océanos, destrucción a toda costa. La Tierra olapsará si no conviven y se armonizan Economía y Ecología. El Clima no puede esperar; si el hombre no cambia, el Clima lo hará. Por un futuro Sostenible, Verde y en Paz.

Zaragoza, 26 de Marzo de 2019