Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

A PIE DE ARBOL

Abandono ambiental-pobreza natural

a_pie_de_arbol_564
Actualizado 16/05/2019 19:05:32
Flaviano Casas Martínez

Despoblación planificada que expulsará al campesinado de su medio natural, para implantar el latifundio y los modelos de producción intensiva que propician las multinacionales. Aquí radica el genocidio colateral que romperá la vital transcendencia intergeneracional.

Castilla y León hace alarde de desprecio absoluto en relación con la protección y conservación de la Naturaleza y del medio ambiente, no solo en las zonas rurales, sino también en las áreas urbanas. De auténtica vergüenza los depósitos de residuos industriales aledaños a las ciudades, la utilización de glifosato en los parques públicos, el abandono del arbolado, incluso las masacres y atentados contra indefensos animales en los ríos, en los montes, en los cotos de caza, en el campo…

Si el veneno, arma de destrucción masiva contra la flora y la fauna, es utilizado indiscriminadamente a campo abierto en pueblos y ciudades, si la impunidad está presente por doquier, si la ley es tela de araña, romana oxidada y criba selectiva, si la conciencia ciudadana brilla por su ausencia, si los campos se han convertido en “desiertos verdes”, mineralizados, deshumanizados, subvencionados, exentos de la mínima proyección industrial, comercial, social y cooperativa…

Masas de agua contaminadas por residuos orgánicos (purines), nitratos, herbicidas, insecticidas, antibióticos, metales pesados, arsénico… Agotamiento y merma de los acuíferos, vertederos (aire maloliente, amoníaco, insectos, metano), sendas y caminos tradicionales destrozados, Vías Pecuarias irreconocibles, Bienes Comunales usurpados, pérdida de la cabaña tradicional, de las razas autóctonas, de la biodiversidad (flora y fauna), desaparición de escuelas, centros de salud, cajas de ahorro, tiendas, lineas de transporte, servicios esenciales… Todo es posible para que el sistema (acaparamiento de bienes y recursos), el régimen cavernario de la Junta y las Diputaciones, y el modelo (reconcentraciones parcelarias), marquen objetivos definitivos que determinen e impulsen el masivo éxodo rural.

Despoblación planificada que expulsará al campesinado de su medio natural, para implantar el latifundio y los modelos de producción intensiva que propician las multinacionales. Aquí radica el genocidio colateral que romperá la vital transcendencia intergeneracional. Este patrón económico destruye las perspectivas de futuro en su cadena de valor, y concluye con la mayor injusticia en el paralelismo social-ambiental.

Castilla y León pierde sus pueblos. “STOP a la Ganadería Industrial”, proclama la Coordinadora Pueblos Vivos de Zamora. “No más Mierda”, en Segovia, Bierzo Aire Limpio…, ante el modelo invasivo de la ganadería intensiva (macrogranjas), y la futura y también intensiva actividad minera extractora de metales e hidrocarburos en nuestros vastos territorios. Las macrogranjas “integradas” representan poderosos intereses empresariales que provocarán oleadas de protestas por la contaminación asociada: directa y difusa. El binomio Junta-Diputaciones ha diseñado el plan perfecto para el exterminio poblacional, basado en el modelo, tecnológicamente “rentable”, que proyecta el asentamiento de millones de cerdos.

El referido y ya probado patrón económico devastará la demografía y la economía social. Rusia, China y los Estados Unidos, países que experimentaron idénticos modelos, han dejado una estela de miseria, de éxodo obligado, de destrucción ambiental, y de sufrimiento y enfermedades asociadas para cuantos campesinos empobrecidos quedaron atrapados en el medio rural, como obreros degradados, al servicio de las multinacionales.