Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CAPITAL

Homenaje a la madre del sonajero en la Carcavilla

Actualizado 22/06/2019 10:21:10
Redacción

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia celebra este acto en memoria de Catalina Muñoz Arranz.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia (ARMH) rinde hoy (12.00 horas en La Carcavilla) un acto en homenaje a Catalina Muñoz, la madre del sonajero, y a todas las víctimas de la represión franquista en Palencia.

El acto, presentado por el periodista Juan Francisco Rojo, contará con las intervenciones de José Luis Posada, presidente de la Asociación; Manolo Monge, miembro de la ARMH, que hablará de la investigación sobre las fosas de la Carcavilla; y de Almudena García-Rubio, arqueóloga, doctora en Antropología Física y responsable del proyecto de la Carcavilla desde la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Además, el homenaje contará con la actuación de la compañía Pez Luna Teatro (Mercedes Herrero), con la intervención de la familia de Catalina y será el cantautor turolense Joaquín Carbonell que interpretará 'Solo una historia de amor', canción que compuso a raíz de leer en El País el reportaje sobre Catalina Muñoz Arranz. "El día en que leí el artículo me quedé paralizado. Era uno de esos reportajes que te suscitan multitud de emociones. Todo en esta triste historia es conmovedor, comenzando por el propio juguete de Martín... Al día siguiente decidí que aquello era una canción", manifiesta Carbonell.

Catalina Muñoz Arranz

Catalina Muñoz Arranz, la madre del sonajero, fue asesinada tras juicio sumarísimo por los sublevados en julio de 1936. La imagen de sus restos cadavéricos, manifiesta la Asociación, "con el juguete infantil nos da, al menos, dos mensajes: uno de profundo cariño para su hijo Martín y demás huérfanas, lo que la humaniza y la eleva por encima de la ignominia y el descrédito de los franquistas por los vencidos. Y, por otro, el mensaje es contundente para la sociedad que pierde su inocencia: ahora todos somos testigos de la barbarie, y el conocimiento es imprescindible para hacer historia, justicia y reparación con las víctimas y sus familiares. Sólo así, podremos superar el trauma y estar preparados para el nunca más".