Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CRíTICA MUSICAL

'King Tubby' el padre de la remezcla

king_tubby
Actualizado 28/07/2019 09:20:49
Jose I. Diez Cano

A King Tubby habría que hacerle un monumento por sus aportaciones a la música popular. Tubby es responsable de utilizar innovadoras técnicas de grabación que permitieron el desarrollo y definición de un género musical como es el dub.

Después de tres años de caótica e intuitiva gestación en los rudimentarios estudios jamaicanos como “version”, “chapter 2” o “part 2”, la versión instrumental/alterada en las caras B de los singles puede empezar a llamarse dub desde que irrumpe en la escena el responsable de catapultar el hallazgo hasta límites impensables, Osbourne “King Tubby” Ruddock, nacido en Jamaica el 28 de enero de 1941. Tubby era un “ingeniero electrónico” autodidacta que en los sesenta dotaba de efectos (reverb, delay, echo) a los aparatos que componían el equipo de su sound system, el Home Town Hi Fi, donde actuaba U Roy como animador verbal, para alterar la música y las voces.

Ya en los setenta, tras adquirir una tosca Lathe (dub cutter o máquina de “cortar” dubplates, grabaciones exclusivas para sound systems) y provisto de una grabadora y un mezclador de dos pistas que él mismo se había construido, King Tubby, comienza en 1972 a borrar las pistas vocales de los temas, alterando la base rítmica, añadiendo ecos y modificando las ecualizaciones de cada instrumento. La semilla del dub estaba germinando y productores como Lee Perry y Bunny Lee fueron los primeros en trabajar estrechamente con el padre de la remezcla. Además, el trato de Bunny Lee, su máximo valedor, con el potente estudio Dynamic, permitió pronto que Tubby se hiciera con el viejo grabador de cuatro pistas y la mesa de doce canales que iban a ser reemplazados. A partir de ahí, desarrollaría un sonido propio con señas de identidad como el oscilador (tonos de frecuencia), los “truenos” (golpeando la spring reverb de muelles), los delays interminables o los efectos a contratiempo en batería y el plato crash que parecen frenar la música.

No importa que los originales sean dulces canciones de amor o enérgicas diatribas rastas o militantes: en un estilo “destripador”, tosco y espontáneo, la intención última es dar completamente la vuelta y hacer irreconocible el tema vocal. Hasta King Tubby, al estudio se le pedía capacidad y fidelidad en el registro de los sonidos originales. A partir de estos experimentos jamaicanos, la música grabada se convierte en material bruto, manipulable en las mesas de mezclas que pasan a convertirse en un instrumento creativo, elevando a los ingenieros de sonido a la categoría de artistas de pleno derecho. Tubby empezó a abastecer a los distintos sound systems con dubs únicos e irrepetibles, ya que mezclaba en vivo sin registrarlos en ninguna cinta. La demanda recibida en su estudio de Drumile Avenue fue tal que desde 1975 empezó a utilizar una serie de asistentes que acabarían siendo no sólo monstruos de la mesa de mezclas y el dub (Scientist, Prince Jammy o Philip Smart), sino que además estuvieron muchas veces a los controles de una gran cantidad de mezclas atribuidas a su maestro. La demanda empieza a decrecer hacia 1981, año en que se cree que Tubby mezcló sus últimos encargos en dub. En 1985, tras doce años en su estudio sólo dedicado a mezclar y grabar voces por cuenta ajena, Tubby entra en la producción en plena era digital, con nuevo estudio en el área de Waterhouse, en dura pugna con su antes discípulo Prince Jammy. El 6 de febrero de 1989, Tubby murió cuando un individuo descargó su revólver sobre él para robarle un reloj y cadena de oro.

Sus mejores discos: “Dub From The Roots”, “Concrete Dub”, “Presents The Roots Of Dub”, “Crucial Dub”, el recopilatorio “The Dub Master”, o el imprescindible “King Tubbys Meets Rockers Uptown” junto con Augustus Pablo.

Sus mejores canciones: “King Tubbys Meets Rockers Uptown”, “Rude Boy Dub”, “Dub Fi Gwan”, “A Ruffer Version”, Soundboy Massacre”, “Dubbing My Way”, “Casanova Dub”, “Waterhouse Rock”, “Patient Dub”, “Take Five”… por escoger algunas más o menos representativas.

Los diez mejores discos de reggae de todos los tiempos según: Al Anderson (guitarrista de The Wailers)

1. “EXODUS”. Bob Marley

2. “THE HARDER THEY COME”. Jimmy Cliff y otros

3. “FUNKY KINGSTON”. Toots & The Maytals

4. “ANTHEM”. Black Uhuru

5. “CATH A FIRE”. Bob Marley

6. “MARCUS GARVEY”. Burning Spear

7. “LEGALIZE IT”. Peter Tosh

8. “TWO SEVENS CLASH”. Culture

9. “WAR INA BABYLON”. Max Romeo & The Upsetters

10. “HANDSWORTH REVOLUTION”. Steel Pulse