Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

OPINIóN

Sobrevivir al cambio climático

cambio_climatico
Actualizado 26/08/2019 13:12:06
Redacción

Se han identificado cuatro áreas principales donde se pueden clasificar los impactos que el cambio climático tendrá sobre las ciudades.

Artículo escrito por Vanesa Ezquerra Ramos. Arquitecta y experta en construcción sostenible y Passivhaus.

El Cambio Climático está en la agenda global de la ONU, desde hace algunos años. De hecho dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible los objetivos 13, 14 y 15 se enfocan específicamente en la acción a favor del clima, de los océanos y de los ecosistemas terrestres.

Esto es así, debido a que los países de todo el planeta están tomando conciencia de las consecuencias que puede tener para su futuro, para el de la humanidad en su conjunto y para la vida en la tierra... el que no se adopten medidas que le pongan freno a esta difícil situación. Que, según los últimos acontecimientos como el deshielo del Ártico, y el incendio del Amazonas, empieza a ser muy preocupante.

Y según comentan los expertos en este tema, todavía estamos a tiempo de revertirlo.

¿Cómo podemos sobrevivir al cambio climático?

Lo primero que necesitamos saber es la magnitud y complejidad que reviste la situación.

Es ya una realidad que el cambio climático ya está afectando a todos los habitantes del planeta en mayor o menor medida. Por ejemplo diversos estudios demuestran que las temperaturas en ciudades de toda la península han ido en aumento año tras año, desde que tenemos registro, esto es desde hace 100 años. Y la previsión es que sufriremos, más sequía y veranos más caluroso año tras año.

De hecho, se estima que las ciudades de Europa vivirán temperaturas similares a las de ciudades ubicadas hasta mil kilómetros hacia el sur (llevando a Madrid al clima de la actual de Marrakech por poner un ejemplo).

Según todos los indicios, la meta global apunta a un aumento máximo de la temperatura promedio en el planeta de 2 grados, desarrollando acciones que logren reducirlo a apenas 1,5 grados más. Puede no sonar a mucho, pero 2 grados es el máximo que se prevé podría ser manejable, es decir cuyas consecuencias aún podrían combatirse.

España asume el tema con decisión

Desde el año 2001, convencidos de que se debe actuar rápidamente si se quiere sobrevivir al cambio climático, se estableció en nuestro país, la Oficina Española del Cambio Climático (OECC) como una Dirección General que regula toda la temática relacionada con el Cambio Climático.

Desde el año 2006 esta oficina hace seguimiento a las políticas, acciones y resultados obtenidos. Esta es una medida importante ya que permite actuar con tiempo y desde un enfoque global.

También en el año 2006 se aprobó a instancias de la OECC, el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático con el objetivo de realizar acciones en este sentido. Porque no basta con diagnosticar la situación, hay que actuar pronto para minimizar sus efectos.

Cuatro áreas de atención para sobrevivir al cambio climático

Se han identificado cuatro áreas principales donde se pueden clasificar los impactos que el cambio climático tendrá sobre las ciudades:

Olas de calor: Cada vez serán más frecuentes, durarán más y las temperaturas serán mayores. Y España es uno de los países donde las olas de calor se viven con mayor intensidad. Aunque la prevención ha permitido disminuir la tasa de muertes directas por efecto de las olas de calor, hace falta seguir adaptando las ciudades y las rutinas a la situación. Habrá que evitar los trabajos donde las personas sean expuestas a altas temperaturas, modificar algunos horarios, evitar rutinas que expongan a los ciudadanos al sol durante los veranos, etc. El efecto isla de calor de las ciudades se intensificará y esto llevará a una mayor dependencia de aparatos para la climatización.

Inundaciones y Gestión del Agua: Increíblemente uno de los efectos del cambio climático será el aumento en la exposición a tormentas y en la magnitud de ellas, por lo que las ciudades se verán expuestas a retos sobre cómo protegerse. Algunas ciudades han avanzado en este campo, diseñando sistemas de recogida de agua para casos de lluvias extremas. Pero el riesgo de pérdida de vidas humanas y los daños materiales que estas inundaciones podrían causar, sería de magnitudes insospechadas. La otra cara es que las sequías también aumentarán, y al haber escasez de agua, habrá que aplicar mejores políticas para gestionar el agua disponible.

Degradación ambiental: Hay diversas consecuencias asociadas a la degradación del medio ambiente, comenzando por el riesgo para muchas especies animales que verán disminuir sus hábitats y poblaciones. Pero entre las que se benefician de mayores temperaturas se encuentran los mosquitos, por lo que se prevé un aumento en el número de enfermedades transmitidas por estos insectos, y que las mismas aparecerán en zonas que anteriormente estaban libres de ellas. Otros efectos sobre la salud serán el aumento de enfermedades alérgicas y de respiración (por el aumento del polvo, la contaminación, y porque al intentar sembrar más árboles pueda aumentar la presencia de polen en el aire, en épocas de floración), el envejecimiento prematuro de la piel, enfermedades de la vista y otras afecciones asociadas a la contaminación.

Crecimiento del nivel del mar: Al variar su nivel, el mar pondrá en peligro la viabilidad de muchas ciudades costeras, lo que será un problema de gran magnitud. Solamente en España se estima que la mitad de la población vive en las costas, y hay países enteros en riesgo de desaparecer por esta situación. Además el mar está arrastrando la arena de las playas, y hay casos donde los ríos que aportaban los sedimentos para reponer esta arena, han disminuido su cauce, trayendo como consecuencia que muchas playas corran el riesgo de desaparecer. En Barcelona por ejemplo se debe reponer la arena de la playa mediante dragado del fondo marino, porque los ríos no son capaces de reponer el volumen que se pierde.

Como podemos ver son múltiples las consecuencias que estos cambios traen, y la pregunta de ¿cómo sobrevivir al cambio climático? Se hace cada vez más difícil de responder. Hoy en día hay más desplazados debido al cambio climático que por conflictos armados, y parece que será una tendencia difícil de detener a corto plazo.

Acciones para sobrevivir al cambio climático

Sin embargo, no todo es negativo. Como comentamos al inicio se han establecido agencias y políticas dirigidas a ofrecer soluciones, y en muchos casos ya se dan pasos firmes para enfrentar y frenar esta situación.

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero ya es una necesidad, si queremos sobrevivir al cambio climático, puesto que los humanos hemos sido quienes lo hemos causado y por tanto somos nosotros lo que tenemos la obligación de revertirlo.

Un área donde la ONU, y la UE establece donde debemos reducir las emisiones de CO2, son los edificios. Dado que, en la actualidad, generan el 40 % de las emisiones de GEI de Europa.

Gracias a que en el año 2010 se aprobó la directiva 31/10/UE sobre la eficiencia energética de los edificios, desde esa fecha, en Europa se ha estableció como prioridad que los edificios deben reducir sus emisiones y por tanto sus consumos a casi cero, garantizando el confort térmico interior.

A partir de esta exigencia europea, toma relevancia el estándar alemán Passivhaus (Casa Pasiva) desarrollado en 1991, que garantiza un confort térmico durante todo el año, Esto es, tanto en invierno como en verano, sin apenas consumo energético. Dado que los ahorros en calefacción llegan al 90 %. Estas viviendas logran una calificación energética A+: La más alta calificación energética posible.

Por tanto, desde 2010 el estándar Passivhaus se convierte en la única alternativa constructiva realmente fiable para contribuir a esta causa, dado que busca tener un mínimo impacto en el medio ambiente, a la vez que preserva el confort de los habitantes de un edificio de un modo excepcional.

Como ya sabemos, una de las consecuencias del Cambio Climático, es el aumento de temperatura en planeta. Veranos muy calurosos, como el que estamos padeciendo, va a ser muy común en los próximos años. Por tanto, construir según el estándar Passivhaus, no solo logrará reducir las emisiones de GEI, sino que son una solución real y económica al sobrecalentamiento en verano. Pues el Passivhaus garantiza una temperatura interior no supere los 25 % la menos, un 10 % del tiempo. sin gasto en refrigeración, en zonas climáticas como la de Palencia.

Gracias a un diseño bioclimático muy depurado, y los grandes aislamientos que con los que cuentan este tipo de viviendas.

Otro tema que se debe cuidar desde el diseño y construcción de edificaciones e incluso desde el punto de vista de los equipos y aparatos que se utilizan, es la huella de carbono asociada a las construcciones, y que la arquitectura pasiva está particularmente bien preparada para afrontar este reto, puesto que exige para poder lograr la “Certificación de Casa Pasiva”, que los electrodomésticos que se instalen en este tipo de viviendas sea. A+++. Po tanto, además ayudan a ahorrar en electricidad a sus usuarios.

Otro efecto del aumento de la polución que está generando el cambio climático es el empeoramiento de la calidad del aire, y el aumento de las enfermedades respiratorias.

El estándar Passivhaus establece 2 tipos de filtros en la entrada del aire de ventilación, para garantizar que la polución, polen, ácaros, virus y polvo no entren en la vivienda durante su proceso de ventilación. Esta medida ayuda a mejor la salud de sus ocupantes. Además de mejorar problemas respiratorios como el asma, o enfermedades alérgicas que puedan padecer.

En resumen, aunque la situación hoy día pueda proyectarse como compleja y de difícil manejo, podemos contestar a la pregunta: ¿cómo sobrevivir al cambio climático?

Realizando acciones en todos los escenarios posibles para asegurar que en el futuro los efectos se vayan minimizando. Y la arquitectura pasiva puede y debe jugar un papel estelar en este cambio. Puesto que además de reducir drásticamente las emisiones de CO2, mejora el confort, la salud y calidad de vida de sus usuarios.

Más información en www.vanesaezquerra.com