Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

LA TRASTIENDA

De compras

groenlandia
Actualizado 29/08/2019 11:04:26
Antonio Álamo

El martes 20 de agosto la cuenta de Donald Trump incluía un fotomontaje donde cualquiera puede hacerse una idea de cómo quedaría en Groenlandia su rascacielos de Nueva York... Conviene verla y sacar conclusiones.

Hace unos días se supo que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, estaba interesado en la compra de Groenlandia. La noticia dio la vuelta al mundo a mediados de agosto, después de que el Washington Post y la cadena televisiva CNN informaran de que el presidente había solicitado a sus asesores en la Casa Blanca que averiguaran si era posible comprarle a Dinamarca esta enorme isla, de la que depende políticamente. Lo confirmó su asesor económico, Larry Kudlow, quien aseguró a la cadena Fox News que el presidente, “que sabe una o dos cosas sobre la compra de bienes raíces, quiere echar un vistazo a una compra de Groenlandia". Agosto, no hace falta recordarlo, es ese mes donde las rebajas apuran al máximo y en las que a veces es posible adquirir bienes a precios irrisorios… camisas, zapatos, enseres de diversa índole e incluso territorios de países aliados.

El asesor añadió además, tal como apuntaban varios teletipos de la agencia EFE, que es un asunto en desarrollo y que ha sido tratado en varias ocasiones en las últimas semanas durante reuniones y cenas. Incluso entró en detalles pormenorizados y advirtió sobre la complejidad de la operación, ya que presenta algunas dificultades de cara a su resolución porque Dinamarca es propietaria de Groenlandia y esta isla es un lugar estratégico, “allá arriba”. Y tiene muchos minerales valiosos". Luego agregó que hace años el también presidente estadounidense Harry Truman quiso comprarla cuando, al acabar la Segunda Guerra Mundial, ofreció 100 millones de dólares a Dinamarca por la isla.

Esta vez, por lo visto, el intento es serio puesto que ya se ha discutido sobre la legalidad de la hipotética compra, sobre el proceso para incorporar un territorio con su propio Gobierno y también sobre la procedencia del dinero para la adquisición. Incluso se ha pedido al abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, que estudie de forma concienzuda la posibilidad. Las razones por las cuales existe tanto interés en comprarla, sin embargo, no han trascendido, aunque se especula que han prevalecido sus enormes recursos naturales y la importancia geoestratégica por su cercanía al Ártico. Situada en América del Norte, al noreste de Canadá y cubierta por hielo en un 75 % de su superficie, tiene 2,1 millones de kilómetros cuadrados que hacen de ella la mayor isla del mundo, está habitada por 56.000 personas y desde 1951 cuenta con una base aérea estadounidense, Thule, que tuvo enorme importancia durante la Guerra Fría.

Las reacciones en Dinamarca han sido dispares… ha habido quien lo ha considerado una broma y quien ha ironizado sobre la salud mental del comprador, pero por regla general lo cierto es que han prevalecido la educación y la compostura entre la clase política. Por lo pronto, el Ejecutivo socialdemócrata danés ha guardado silencio y el Gobierno autonómico groenlandés ha resaltado en un comunicado la "buena relación" con Estados Unidos, considerando esta información como un rumor que evidencia el interés en invertir en la isla. Las autoridades, además, han resaltado en un breve comunicado que "Groenlandia no está por supuesto en venta", en un obvio intento de zanjar la polémica, aunque no parecía ser esta la postura de toda la clase política, a juzgar por la opinión de Søren Espersen, portavoz en Asuntos Exteriores del Partido Popular Danés, tercera fuerza parlamentaria del país: "Si es cierto que está pensando en eso, es una muestra definitiva de que se ha vuelto loco. Tengo que decirlo como es: la idea de que Dinamarca venda a 50.000 ciudadanos a Estados Unidos es una completa locura".

El último episodio de esta operación política, más propia del gran visir Iznogud (Jean Tabary y René Goscinny) que del líder de la potencia hegemónica mundial, puede verse en Twitter. El martes 20 de agosto la cuenta de Donald Trump incluía un fotomontaje donde cualquiera puede hacerse una idea de cómo quedaría en Groenlandia su rascacielos de Nueva York. La imagen reproduce un paisaje nórdico con casitas de colores en primer plano, un enorme edificio dorado con las letras de su apellido en mitad de la foto y, al fondo, la línea de horizonte con la costa, el mar y el cielo. Conviene verla y sacar conclusiones.

En cualquier caso, hay que reconocer públicamente que los ciudadanos, los de la primera potencia mundial y sus aliados (entre los cuales figuramos nosotros, no lo olvidemos) estamos de suerte… Visto lo visto, es preferible que se entretenga más en las redes que en la política.