Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

ENTREVISTAS

"Este premio supone un orgullo por lo nuestro y poder compartirlo con amigos y conocidos es la mejor contrapartida"

CrtelDavid_Rodriguez
Actualizado 30/08/2019 11:45:37
Jose Rojo

“La idea fue utilizar el hilo conductor del famoso dicho ‘Por el río Carrión, bajaba un submarino…’ y a partir de ahí fue surgiendo la composición”, explica acerca del esbozo de su diseño el ganador del concurso de carteles de San Antolín 2019, David Rodríguez Rodríguez, nacido en Madrid aunque antes de cumplir un año su familia se estableció en la capital palentina. No era la primera vez que este diseñador gráfico, fundador del estudio de comunicación, diseño y artes gráficas DREstudio, se presentaba a la citada convocatoria.

Pregunta. ¿Era la primera vez que presentaba un diseño al concurso de carteles de San Antolín?

Respuesta. No. Han sido varias las propuestas realizadas en años anteriores porque para mí, como diseñador en esta ciudad, tenía una pequeña parte de compromiso personal realizar un trabajo y presentarlo a este concurso.

P. ¿Lo ha hecho en otras ciudades?

R. Sí. Es cierto que en los inicios del estudio de diseño había quizá más tiempo y hemos enviado a casi toda la geografía de España. Ahora, nos gusta participar en alguno, siempre que la carga de trabajo lo vaya permitiendo, porque permiten una creatividad que no siempre es posible en diseño o comunicación visual bajo el “briefing” o directrices de los propios clientes a los que, lógicamente, hay que ceñirse. Siempre recordaré el primer premio recogido en Los Corrales de Buelna (Cantabria) allá por el año 2007 y que seguro tiene mucha culpa de haber llegado a hoy haciendo diseños y todo tipo de comunicación visual.

P. ¿Qué siente un palentino al ver que uno de sus trabajos es la imagen promocional de las fiestas de su ciudad?

R. Palencia es una ciudad que se hace querer. Como me gusta decir a mí, con lo bueno y con lo malo, pero se hace querer. Bajo esta premisa, ver un trabajo personal como referente de uno de los momentos álgidos de nuestra capital a lo largo del año supone, en primer lugar, orgullo por lo nuestro. Por otra parte, el poder compartirlo con amigos y conocidos en la ciudad es sin duda la mejor contrapartida que se puede obtener.

P. ¿Cómo esbozó el diseño?

R. Pues la idea fue utilizar el hilo conductor del famoso dicho ‘Por el río Carrión, bajaba un submarino…’ y a partir de ahí fue surgiendo la composición siempre pensando en colorido en base al motivo del mismo que es la fiesta grande de una ciudad y buscando hacer protagonista especial al morado, como color por excelencia de Palencia.

P. Es uno de los carteles con menos elementos representativos de la ciudad…

R. Si por elementos representativos entendemos a edificios o lugares de la ciudad, sí. No obstante, podemos hablar de varios, al margen de la preponderancia del morado de la que antes hablábamos: la P de los sueños como periscopio del submarino y ligándolo íntimamente al nombre de la ciudad; los cabezudos que creo que son un elemento claramente distintivo de las fiestas de la ciudad y que nos trasladan a nuestras épocas más infantiles sacando bonitos recuerdos a relucir mientras hacen las delicias de los más pequeños; la propia tonadilla del submarino que quizá sólo en clave palentina recoge de alguna forma el acervo cultural de la ciudad, la recreación de que ha sido y es eje vertebrador de la ciudad: el río Carrión; y, por supuesto, esas parejas de palentino y palentina en las guirnaldas que remarcan el sabor de la tradición que perdura en Palencia y ojalá nos preocupemos de cuidarlo y mimarlo para que siga siendo santo y seña de esta ciudad.

P. La imagen principal está protagonizada por un submarino pilotado por dos cabezudos.

R. Como dejaba caer antes, creo que sin cabezudos la fiesta no sería la misma. Ni para pequeños ni para mayores. Ellos son los que cada día dan por iniciadas las celebraciones, así que ellos debían pilotar sin duda el submarino.

P. Es un cartel muy psicodélico.

R. Al final se trata de llamar la atención de alguna manera y el fondo que recrea el agua del río que acaba mezclándose con la luz del sol ayuda bastante a ello.

P. Como ganador se ha llevado 1.200 euros. ¿A qué destinará ese dinero?

R. En DREstudio estamos preparando una novedad añadiendo el uso de drones en nuestra carta de servicios, así que ayudará a financiar este proyecto y seguramente algún otro dentro del propio estudio.

P. En la convocatoria de este año hubo menos competidores que en ediciones anteriores; tan sólo 6 os disputasteis el premio. ¿Estos concursos están perdiendo fuelle?

R. Pues espero y creo que sea algo circunstancial. Participar es bastante asequible para cualquiera que domine un poco el mundo artístico, ya sea desde el punto de vista digital como desde posiciones más tradicionales, que creo que también tienen cabida en este tipo de concursos. Quizá lo que más puede retraer a la hora de participar, o al menos lo es para mí, es que cuando uno se pone a trabajar no sabe muy bien qué se va a valorar y esto puede resultar desalentador o desmotivador. Hay que buscar, entonces, algún incentivo especial en forma de vínculo para ponerse manos a la obra —como es el hecho en este caso de lo que hablábamos arriba de ver tu cartel en tu ciudad— porque, de otra forma, trabajos buenos pueden quedar sin recompensa en base a unos criterios que casi nunca se especifican y que acaban siendo personales de los miembros del jurado. No obstante, personalmente, creo, como ya mencioné, que son un buen espacio como campo de trabajo de ideas y técnicas con lo que, independientemente de ser o no premiados, dan juego importante a la creación y a la creatividad y creo que con eso debemos quedarnos para animar a la participación.

P. ¿Quedarse en Palencia para disfrutar de los ‘sanantolines’ es sagrado para usted o huye de las fiestas?

R. Para mi generación los ‘sanantolines’ se convierten en una de las fechas del año en que reencuentras a muchas personas que viven en Palencia y con las que no sueles coincidir o que están fueran y tienen esos días como referencia para volver al terruño. Sólo esta razón ya sería suficiente motivo para quedarse —y si no estuviera, venir—.

P. ¿Con qué actividades se divierte más del programa festivo?

R. Como decía antes, del ambiente que se genera en torno a la fiesta, sin duda alguna. Ya especificando, sigo de manera especial las pruebas que tienen lugar en el río (piragüismo, nado, carrera de lanchas), la Muestra de Teatro de Calle y algunos eventos del Mercado de Época. Por lo demás, disfrutar de la calle y de los encuentros y reencuentros.

P. ¿Algún rito que repita todos los años en estas fechas?

R. Pues en la actualidad no, pero hubo unos cuantos años seguidos que instauramos una reunión de los amigos de instituto alrededor de un concurso particular de tapas que hacíamos entre nosotros para luego disfrutar de la noche de fiestas.

P. Una peculiaridad de su currículo es que es piloto de drones.

R. Como te decía antes, llevamos desde hace meses implantando el servicio de drones en DREstudio y el título de piloto es un paso más en ese camino orientado a abrir el abanico de opciones de cara a mejorar en lo posible la comunicación visual que creamos para la gente que confía en nuestro trabajo.