Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

ENTREVISTAS

“Hay que gestionar profesionalmente el patrimonio para conservarlo, ponerlo en valor y explotarlo”

Gumersindo-actoMadrid
Gumersindo Bueno (a la derecha), en un acto en Madrid como director general de Patrimonio Cultural de Castilla y León.
Actualizado 01/10/2019 10:49:56
Jose Rojo

“La Fundación Santa María la Real ha contribuido en muchos aspectos a la mejora de la sociedad española e internacional, no sólo en el ámbito patrimonial”, afirma con rotundidad Gumersindo Bueno (Torrelavega, Cantabria, 1968), quien ha trabajado durante 12 años en esta entidad hasta que los responsables de la Junta llamaron a su puerta para ofrecerle la dirección general del Patrimonio Cultural de Castilla y León. Una propuesta que no dudó en aceptar, tras comentárselo a su mujer, porque, según dice, le va a brindar la oportunidad de “desarrollar las ideas sobre las que he estado trabajando junto a muchas personas y entidades españolas y europeas durante estos últimos años”.

Este licenciado en Derecho por la Universidad de Cantabria atesora un máster en dirección de proyectos por la Universidad de Valencia y un MBA por la Universidad Internacional de La Rioja, además de ser especialista universitario en gestión de entidades no lucrativas por la UNED.

Bueno Benito, padre de dos hijos, entiende el patrimonio cultural como uno de los activos del desarrollo territorial “y, por sus características, del desarrollo humano”.

JOSE ROJO

Pregunta. Tras 12 años de trabajo en la Fundación Santa María la Real, se ha hecho cargo de la dirección del Patrimonio Cultural de Castilla y León. Cuando los políticos llamaron a su puerta para proponerle este puesto, ¿se lo pensó dos veces?

Respuesta. Lo pensé una, junto a mi esposa y no tuve duda en la aceptación. Es una oportunidad única para influir de forma directa en la política referida al patrimonio. Ahora puedo desarrollar las ideas sobre las que he estado trabajando junto a muchas personas y entidades españolas y europeas durante estos últimos años.

P. ¿A qué grandes desafíos va a tener que enfrentarse?

R. Los desafíos son múltiples, pero voy a destacar tres. El primero deriva de los cambios demográficos a los que se enfrenta Castilla y León. Somos todos conscientes de la pérdida de población en las zonas rurales pero incluso los centros históricos de las ciudades están sometidos a movimientos demográficos bruscos. Cuando falta la gente, los edificios ya no tienen utilidad.

El segundo viene causado por los cambios culturales. El fin de la forma de vida rural y la aparición de una sociedad digital lleva consigo la desaparición de usos y costumbres que conforman un universo cultural que da sentido al patrimonio inmaterial y también al patrimonio mueble.

El tercero se refiere a la aparente desconexión de las nuevas generaciones y nuevos habitantes de Castilla y León respecto al patrimonio y lo que supone de representación de la cultura tradicional. Si no conseguimos captar la atención de estas personas, no propiciaremos la transmisión del patrimonio de una generación a la siguiente.

P. ¿Entiende el patrimonio cultural como uno de los activos para el desarrollo territorial del medio rural?

R. El patrimonio cultural contribuye al bienestar de las personas de múltiples formas. Sus aportaciones socioeconómicas van desde las emocionales, identitarias, culturales, de disfrute, y también aquellas relacionas con la investigación, la innovación tecnológica, el aprovechamiento para otros usos, y la rentabilidad económica por ser un sector económico en sí mismo y ofrecer producto para las actividades turísticas. En definitiva, el patrimonio tiene múltiples utilidades y ofrece múltiples beneficios para la comunidad que lo mantiene y engrandece. Es uno de los activos del desarrollo territorial y, por sus características, del desarrollo humano.

P. ¿Invertir en cultura es invertir en progreso?

R. Eso es indiscutible. Los países más cultos son los más prósperos. Además, con el cambio tecnológico y social que estamos viviendo la cultura va a ser un elemento diferenciador y un recurso económico esencial. La cultura es un fenómeno poliédrico que comprende expresiones muy variadas que pueden llegar a cualquier lugar del mundo siempre que sean originales.

P. ¿De quién o de qué depende frenar la despoblación y buscar la prosperidad en una comunidad tan envejecida como la nuestra?

R. Creo que de los propios habitantes, primero recuperando el orgullo de ser castellanos y leoneses y segundo entendiendo cómo se puede ser próspero y vivir bien con los múltiples recursos que hay en el territorio. Luego, las administraciones deben fomentar y coordinarse para generar unas condiciones de vida y de emprendimiento favorables.

P. ¿Qué líneas de actuación marcarán su paso por la dirección general que ha asumido?

R. Tenemos el compromiso de poner en valor el patrimonio cultural como factor de desarrollo fomentando la cooperación público-privada para su conservación y promoción. Ésa es nuestra visión que deriva del pacto del gobierno.

Nuestra misión consiste en impulsar la digitalización de toda la cadena de valor del patrimonio para asegurar su protección, puesta en valor, fomentar el conocimiento y su difusión.

Las líneas estratégicas que seguiremos son promover una nueva ley de patrimonio cultural de Castilla y León y un nuevo plan estratégico del Patrimonio Cultural para el período 2021-2025; impulsar la innovación en la gestión del patrimonio; conservar, acrecentar y difundir el patrimonio; y fomentar la colaboración institucional, la participación social y la cooperación empresarial en la gestión del patrimonio.

P. ¿Tiene en mente poner en marcha algún tipo de plan para poner en valor y difundir el conjunto patrimonial de la región y que, a su vez, redunde en el beneficio económico de la población?

R. Tengo intención de poner en marcha algunas experiencias piloto sobre gestión de paisajes culturales y sistemas patrimoniales temáticos. Para ello precisamos de colaboración institucional y empuje de entidades sociales. Con esos proyectos piloto podemos obtener aprendizajes y analizar la posibilidad de escalar y replicar las experiencias.

P. De las nueves provincias que integran la comunidad autónoma, ¿cuál ha conservado mejor su patrimonio y qué otra precisa más ayudas para preservarlo?

R. En general el patrimonio de las nueve está bien conservado. Hay que tener en cuenta que son más de 2.150 Bienes de Interés Cultural (BIC). Es cierto que el número de BIC es más abundante en unas provincias que en otras por cuestiones históricas diversas. La ayuda es más necesaria en aquellas en las que la población es menos abundante y el número de bienes mayor.

P. Haga un diagnóstico del estado patrimonial de la provincia de Palencia y enumere algunos de los tratamientos a los cuales debería someterse para su puesta a punto.

R. Creo que es bueno debido a la inversión continuada de la administración nacional, regional y local. Eso no se puede negar. También es cierto que siempre es mejorable invirtiendo más, pero en la gestión siempre debe buscarse un equilibro entre lo deseable y lo posible, entre la inversión y el retorno socioeconómico. Para mí lo importante, más que aplicar tratamientos o hacer grandes inversiones, es pensar que lo que salva al patrimonio es el uso. Debemos encontrar nuevos usos, compatibles con los intrínsecos a los bienes protegidos (especialmente en el caso de los religiosos), y proceder a una gestión profesional del patrimonio que permita su adecuada conservación, puesta en valor y explotación.

Sé que la palabra explotación asusta a mucha gente. Yo entiendo la explotación, desde una perspectiva sostenible, como aquella que no consume el bien, sino que lo preserva mediante el uso al servicio de la comunidad.

P. ¿Qué ha supuesto el Plan Románico Norte para los entornos de esas 54 iglesias románicas de Palencia y Burgos que han sido recuperadas?

R. Este plan ha supuesto la restauración y puesta en valor de un grupo de iglesias rurales que estaban en riesgo. La intervención conjunta ha permitido crear una marca territorial que es el Románico Norte, ya conocida en toda España.

Por otra parte, ha permitido fomentar un conocimiento y respeto por el patrimonio de los propios habitantes de la zona a la que ha afectado el plan de intervención.

Y, por último, ha permitido crear un producto turístico bien diferenciado. En definitiva, es un modelo de intervención exitoso, que se ha replicado y que es conocido entre el sector.

P. ¿Este programa de intervenciones ya han llegado a su fin?

R. Hoy en día la ley general de subvenciones y de contratos del sector público hacen muy difícil el modelo tal y como se puso en marcha. Otras evoluciones de este programa siguen vigentes como puede ser Románico Atlántico.

Debemos extraer de la experiencia aquellos elementos que sean más relevantes y aplicables y seguir buscando su replicabilidad en otros territorios.

P. De su etapa en Santa María la Real, ¿qué se lleva?

R. Me llevo 12 años de aprendizaje permanente en una entidad innovadora y creativa. Me llevo el período de crecimiento personal y profesional más importante de mi vida y me llevo buenas relaciones personales; me llevo muchos amigos. Eso se lo debo a las personas con las que he coincidido. Las instituciones no son más que las personas que las forman y creen en un proyecto común.

Yo espero volver a la fundación cuando acabe esta experiencia en la administración regional.

P. ¿Qué debe a esta fundación el patrimonio cultural del territorio palentino, en particular, y del resto de la región?

R. Puedo decir sin rubor que la Fundación Santa María la Real ha contribuido en muchos aspectos a la mejora de la sociedad española e internacional, no sólo en el ámbito patrimonial. Ha sido y es un laboratorio de innovación social que en ocasiones cuenta con más admiración fuera de nuestra comunidad que aquí mismo.

Citaré de forma rápida su contribución a la educación patrimonial, a la aparición de la valoración social del patrimonio, al rescate del patrimonio en riesgo de pérdida, a la profesionalización de los jóvenes a través de las escuelas-taller, la puesta en marcha de sistemas de intervención territorial, el impulso de la incorporación de tecnología a la conservación preventiva, la creación de puestos de trabajo en el territorio rural, la creación de las Lanzaderas de Empleo, etc… No puedo negar mi apego a la entidad.

P. Desde esta entidad se ha dicho de usted: “Es un profesional con las ideas claras, basadas en el conocimiento, en su afán de superación y en su capacidad para afrontar nuevos retos”. Elogios que inflan el ego a cualquiera…

R. Como decía, además de haber sido compañeros de trabajo, son muy buenos amigos… Les estoy muy agradecido por estos 12 años en los que he disfrutado trabajando a su lado.

Personalísimo

“Disimulo poco ante la superficialidad de las personas”

- Signo del horóscopo… Escorpio.

- Vicio confesable… El regaliz negro…

- Película para recordar… ‘Amanece que no es poco’, ‘El bosque animado’, ‘Airbag’,….

- Actor… Alfredo Landa, nunca suficientemente reconocido.

- Actriz… Ariadna Gil siempre me cautivó.

- Animal… Las vacas….

- Color… Con los colores me pierdo mucho, pero casi toda la ropa la compro azul.

- Libro predilecto… ‘El río del olvido’; lo he leído varias veces.

- Coche que tiene… Un 508 SW de segunda mano.

- En cuestión de cocina se muere por… El cocido montañés.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… Depende del día, pero si hay que levantar el ánimo, habrá que poner alguna de AC/DC, TNT, por ejemplo.

- En su relación con las personas no soporta… El peloteo.

- Por el contrario, valora… La honestidad.

- Siente envidia sana por… Los músicos.

- Rasgo que le define… El respeto a los compromisos.

- Su gran defecto… Disimulo poco ante la superficialidad de las personas.

- Su mejor sueño… Cambiar un poco el mundo para bien.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… Ojos, manos y comunicación no verbal.

- Los sábados por la noche disfruta… Estando en casa con la familia.

- El rincón favorito de su casa es… La cocina, es donde hago mi vida doméstica.

- De Palencia no aguanta… El viento del norte en verano.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… La sencillez y honestidad.