Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

SALUD

Lo que la ciencia dice del amor

Salud
Actualizado 16/10/2019 11:54:22
Redacción

En los tiempos que corren, muchas parejas acuden a la consulta de un profesional para recibir terapia de pareja. Con frecuencia alegan discusiones continuas, incomprensión por parte del otro e imposibilidad para resolver sus conflictos. Pero lo primero que se debe considerar es que los problemas entre personas no son exclusivos de las relaciones de pareja, puesto que toda relación personal tiene sus altibajos, ya sea ésta de pareja, de amistad o profesional.

Ignacio Linares Navarro

En los tiempos que corren, muchas parejas acuden a la consulta de un profesional para recibir terapia de pareja. Con frecuencia alegan discusiones continuas, incomprensión por parte del otro e imposibilidad para resolver sus conflictos. Pero lo primero que se debe considerar es que los problemas entre personas no son exclusivos de las relaciones de pareja, puesto que toda relación personal tiene sus altibajos, ya sea ésta de pareja, de amistad o profesional. ¿Qué diferencia, pues, a las relaciones de pareja respecto al resto? Analicemos la siguiente ilustración que expone los componentes propios de una relación amorosa, empezando por los vértices del triángulo:

- Intimidad: la confianza que se tiene en el otro para contar con él y comunicarle aquellos aspectos que forman parte de la esfera más privada. Ejemplo si se presenta en solitario: amistad con un amigo que vive lejos.

- Pasión: las ganas de estar con el otro, de estar juntos y realizar actividades con él. Ejemplo si se presenta en solitario: relación extraconyugal en la que ambos miembros solo se juntan para tener sexo.

- Compromiso: el proyecto de futuro conjunto que se diseña con la otra persona. Ejemplo si se presenta en solitario: matrimonio de compromiso.

Como puede deducirse, cada uno de estos tres componentes por separado son incapaces de definir una relación de pareja satisfactoria. ¿Podría funcionar con dos de ellos? Veámoslo:

- Pasión + Intimidad: lo que se denomina como amor romántico, de cuento o de película, estilo Romeo y Julieta. Idílico pero sin futuro al carecer de compromiso. Ejemplo: amor adolescente durante unas vacaciones tras las cuales cada uno volverá a su rutina habitual en su ciudad.

- Intimidad + Compromiso: el amor sociable consiste en una convivencia que se mantiene en el tiempo, habiendo tenido ocasión ambos miembros para respetarse y construir una confianza en el otro pero sin que exista la pasión. Ejemplo: relación de confianza pero insatisfactoria para ambos cónyuges que deciden permanecer juntos por los hijos.

- Compromiso + Pasión: amor fatuo u obcecado, propio de parejas que quieren estar juntas pero cuyas personalidades o problemas externos hacen incompatible la relación imposibilitando de esta manera el surgimiento de la intimidad. Ejemplo: relación fruto de la infidelidad de dos personas casadas en la que a ambos miembros les gustaría separarse de su respectiva pareja y rehacer su vida juntos pero no pueden.

En conclusión, tampoco con dos de los componentes se obtiene una relación de pareja satisfactoria. La receta para conseguir hacer funcionar la relación es, inevitablemente, aportar los tres ingredientes: intimidad + pasión + compromiso, en lo que se ha venido a denominar como amor consumado o amor completo. No obstante, no basta con alcanzar esta completitud, sino que hay que mantenerla.

¿Cómo se mantiene una relación de amor completo? Sin duda existe una multicausalidad, pero el elemento clave es la comunicación. La comunicación de pareja incluye tres niveles: verbal, emocional y sexual; y las investigaciones concluyen que el nivel verbal es el más importante puesto que, al mejorar éste, también mejoran los niveles emocional y sexual.

Pero, ¿cuándo la comunicación es adecuada? La respuesta a esta pregunta puede ser tan simple como que una comunicación adecuada se dará cuando los efectos deseados por el emisor coincidan con los efectos suscitados en el receptor. Cuando hable con su pareja, tenga siempre presente que no es tan importante lo que se dice sino cómo se dice, lo cual coincide con el concepto de asertividad en contraposición a los de agresividad o pasividad en la comunicación. Los patrones de interacción conyugal de cada pareja se han definido a lo largo de mucho tiempo y se reproducen de manera automática con escaso margen para las variaciones espontáneas, pero con la ayuda de un profesional pueden corregirse con el fin de que la relación de pareja vuelva a ser satisfactoria y plena para ambos.

Ignacio Linares Navarro

Consulta de Psicología

C/ Becerro de Bengoa, 14 Palencia

Tels.: 979 741 233 / 600 724 731

contacto@psicologiapalencia.com

www.psicologiapalencia.com