Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CAPITAL

La vacunación contra la gripe en Palencia comienza con 40.330 dosis

Hospital_B
Actualizado 25/10/2019 13:06:41
Redacción

La Consejería de Sanidad suma a los grupos de riesgo frente al virus de la gripe a los bebés prematuros y pacientes con cualquier trastorno de la coagulación. Todo ello en una campaña, que se llevará a cabo entre el 29 de octubre y el 13 de diciembre, y para la que la Junta ha adquirido 620.000 vacunas, con una inversión de 3,12 millones de euros.

La Junta ha adquirido 620.000 vacunas antigripales para su utilización durante la próxima campaña autonómica de vacunación que presenta como novedad, en esta ocasión, la ampliación de los grupos de riesgo sanitario a bebés prematuros y pacientes con cualquier trastorno de la coagulación. De ellas, 40.330 unidades son para Palencia (12.880 tetravalente y 27.450 adyuvante).

La campaña autonómica 2019 de vacunación antigripal comenzará el próximo 29 de octubre y se extenderá durante casi ocho semanas, hasta el 13 de diciembre, período durante el que los grupos sanitarios y sociales a los que se recomienda vacunarse podrán acceder a la inmunización frente a esta enfermedad transmisible.

Cabe recordar que la gripe es una enfermedad vírica, de presentación anual, altamente contagiosa y se transmite fácilmente por vía aérea a través de las gotitas que se eliminan al hablar, toser o estornudar y por contacto directo con secreciones nasofaríngeas.

La cantidad destinada por la Junta de Castilla y León a la próxima campaña autonómica 2019 de vacunación frente a la gripe asciende a los 3.126.240 euros. De ellos, 203.127 euros pertenecen a Palencia.

La gripe como problema de salud pública

La gripe es un importante problema de Salud Pública: por su incidencia, por sus complicaciones y por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente.

Es una enfermedad aguda altamente contagiosa, producida principalmente por los virus influenza tipo A y B, con gran poder de difusión en la población dando lugar a brotes epidémicos anuales y, en ocasiones, a pandemias. Se presenta cada año durante los meses fríos de invierno con una incidencia que puede oscilar entre el 5% y el 20% de la población pudiendo llegar hasta el 50% en personas internadas en instituciones, como geriátricos. Es, generalmente, una enfermedad autolimitada, pero en ancianos y personas con dolencias crónicas la gripe puede causar serias complicaciones, precisar ingreso hospitalario o incluso ser causa de muerte. Además, la gripe al ser una enfermedad de elevada incidencia en la edad adulta, produce un importante absentismo laboral.

Grupos de riesgo a los que se les recomienda vacunación

Nuevas Indicaciones: Niños entre 6 meses y 2 años con antecedentes de prematuridad (menos de 32 semanas de gestación), Personas con trastornos de coagulación, Asplenia o disfunción esplénica grave, Inmunosupresión (incluyendo las inmunodeficiencias primarias y la originada por la infección por VIH, por fármacos –incluyendo tratamiento con eculizumab-, en los receptores de trasplantes y déficit de complemento) y Personal de oficinas de farmacia.

El resto de pacientes que tiene recomendada la vacunación frente a la gripe al formar parte de los grupos se concreta, con carácter general, en personas adultas y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas -pulmonares, cardíacas, renales, hepáticas, oncológicas, neuromusculares graves, diabéticos, inmunodeprimidos, etc.-; personas con discapacidad y/o déficit cognitivo -síndrome de Down, demencias, etc.-; pacientes crónicos institucionalizados; niños y adolescentes, de entre seis y dieciocho años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe; personas con obesidad mórbida -índice de masa corporal superior a 40-; y mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo.

La recomendación de vacunación se extiende también a residentes en instituciones cerradas -centros o instituciones geriátricos y centros de asistencia a enfermos crónicos, disminuidos psíquicos, etc.-; a trabajadores sanitarios; a personas que puedan transmitir la gripe a pacientes de riesgo: trabajadores de centros asistenciales de mayores, trabajadores sociales de similar dedicación -atención a crónicos- y cuidadores y convivientes con personas de riesgo; servicios esenciales para la Comunidad: bomberos, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Protección Civil, etc.); trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente; y personal educativo, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.