Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

EXPOSICIONES

La conferencia 'La Pintura como lenguaje' clausura la exposición de Juan Carlos Matilla

IMG_20191030_102952
Actualizado 30/10/2019 10:47:59
Redacción

El pintor zamorano recopiló una serie de trabajos de distintas etapas y relacionados con la temática arbórea para componer una sinfonía artística bajo el título “La memoria de los árboles”. Una muestra, comisariada por la pintora aguilarense Cris S. Villegas, que se estrenó en primicia en Palencia y que hoy, 30 de octubre, se clausura con la conferencia 'La pintura como lenguaje' a partir de las 19:00 horas en el salón de actos de la Biblioteca Pública de Palencia.

El pintor zamorano Juan Carlos Matilla (Toro, 1968), licenciado en Bellas Artes y profesor dibujo en el IES Sem Tob de Carrión de los Condes, ha recopilado una serie de trabajos de distintas etapas y relacionados con la temática arbórea para componer una sinfonía artística bajo el título “La memoria de los árboles”. Una muestra, comisariada por la pintora aguilarense Cris S. Villegas, que se estrenó en primicia en Palencia y que hoy 30 de octubre se clausura con la conferencia 'La pintura como lenguaje' a partir de las 19:00 horas en el salón de actos de la Biblioteca Pública de Palencia.

La naturaleza ha estado siempre presente en el discurso creativo de Matilla y, en esta muestra, rinde un homenaje a los árboles. “El papel simbólico de los árboles tuvo especial reflejo en los llamados árboles de junta o consejo: ejemplares centenarios que presidieron centros de decisión de multitud de municipios y comarcas no hace tanto tiempo y que han caído en el olvido”, explica el autor. Y añade: “Con esta exposición —que tiene una dosis lúdica— dedico un pequeño recuerdo a estos gigantes como testigos y fedatarios de la palabra dada por los hombres”.

‘Arboles de la memoria’

En el marco de esta colección, Matilla, cuya obra ha recorrido Castilla y León, amén de otros rincones del territorio nacional, recalando incluso en Washington en una colectiva en 1995, presenta por primera vez su particular proyecto artístico: “Árboles de la memoria”, en el que teoriza con la creación de grandes estructuras artificiales semejantes a árboles en localizaciones singulares del territorio castellanoleonés, especialmente en el entorno de Palencia, como el cerro de San Juanillo.

Matilla emplea en esta ocasión materiales y técnicas poco habituales en su trabajo, abriendo puertas y ventanas a la libertad creativa. De este modo, se reconcilia con el académico carboncillo en sus dibujos de árboles, retorna al lienzo como soporte de las grandes pinturas del “árbol de la memoria” —impresionante el cuadro del Roblón de Estalaya, de 3x2 metros— y se atreve a explorar el mundo tridimensional en curiosas maquetas de un monumental árbol.

Aunque cada obra tiene un carácter, un enfoque y un tratamiento específico; desde el punto de vista formal, el artista mantiene intacta la intención de mantener un frágil equilibrio entre la representación objetiva, los mensajes simbólicos y la poesía del lenguaje visual