Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

MEDIO RURAL

Una red de oportunidades para el medio rural palentino

1572858329488
Actualizado 04/11/2019 10:00:15
Redacción

La Diputación de Palencia pone en marcha anualmente un programa de Animación Comunitaria dirigido a diferentes colectivos, que busca favorecer la participación de éstos en su entorno, con independencia de su edad y/o preferencias. Una especie de red de atención social y de servicios de proximidad en todo el territorio provincial que lucha por mantener el mundo rural vivo y salvar las diferencias existentes entre éste y el medio urbano.

Palencia es una de tantas provincias de nuestro país que presentan una población rural dispersa y envejecida. Concretamente, la población palentina está dispersada en 446 núcleos, de los que alrededor del 70% tiene menos de 100 habitantes.

Villapún es uno de ellos; su escasa población, inferior a los 60 habitantes, está representada en su mayoría por personas mayores de 65 años.

Situada a 72 kilómetros de la capital, se trata de una localidad del medio rural palentino susceptible de padecer problemas vinculados a la falta de servicios. Servicios, que en el caso de personas mayores o dependientes, se vuelven casi imprescindibles porque necesitan más cuidados sociales y de salud. Además, debido al éxodo rural y la despoblación, en muchas ocasiones las personas mayores tienen que hacer frente a otros problemas como la soledad y al aislamiento

Desde que comenzó el nuevo curso escolar, todos los lunes y miércoles, dos técnicos de Animación Comunitaria que trabajan en el CEAS de Saldaña, al que pertenece Villapún, recorren los escasos siete kilómetros que separan ambas localidades, para enseñar a los ocho participantes en el programa de Actividades Físicas para Personas Mayores a realizar diferentes tipos de ejercicios físicos (movilidad y estiramientos, ejercicios de fuerza, coordinación…) que les permitan ejercitar su cuerpo y mantener una buena salud. Mantenerse activo al hacerse mayor es fundamental para abordar el reto del envejecimiento. Gracias a este tipo de iniciativas los mayores pueden seguir envejeciendo saludablemente sin tener que abandonar su pueblo, a la vez que se les posibilita la creación de de nuevos vínculos sociales que les ayuden a afrontar la soledad ante la que la edad, el aislamiento y la despoblación de su entorno, les ha situado.

Al igual que en Villapún, el programa Gimnasia para Personas Mayores se está llevando a cabo en otras 75 localidades de la provincia, con una participación total de 775 personas.

Con una clara apuesta por los Servicios Sociales y con el objetivo prioritario de procurar el bienestar y la mayor calidad de vida de las personas que residen en nuestros pueblos, no sólo de los mayores sino también de la población en general y de otros colectivos más vulnerables como la mujer o las personas dependientes, la Diputación de Palencia pone cada año en marcha al servicio de la provincia, un programa de Animación Comunitaria, financiado en su mayor parte con recursos propios de la Institución Provincial y por la Junta de Castilla y León a través de la financiación por Acuerdo Marco de los costes de personal que desarrolla parte del programa de actividades.

COMPROMISO CON LOS PALENTINOS DEL MEDIO RURAL.- El esfuerzo y compromiso de la Diputación en este programa es claro; la Institución Provincial destina una parte muy importante de sus recursos económicos a atender a las personas de la provincia que más lo necesitan. El presupuesto destinado este año a la programación de Animación Comunitaria alcanza los 541.297 euros. Además, en su empeño por conseguir que todos los palentinos dispongan de las mismas oportunidades, sus actividades están encaminadas a llegar progresivamente al mayor número de localidades de la provincia, con independencia de su número de habitantes o localización.

Consolidado ya entre los palentinos como mecanismo de promoción de la autonomía personal y de la convivencia y participación de éstos en su entorno, el programa anual de Animación Comunitaria permite que los vecinos del medio rural palentino cuenten con una mejor calidad de vida. Para ello, se planifican diferentes actividades y talleres dirigidos a distintos colectivos: mayores; mujer; infancia y juventud; personas con discapacidad; cuidadores de personas dependientes y población en general.

Así, gracias a estos programas, las mujeres del medio rural palentino aprenden a controlar situaciones de estrés y ansiedad y a conocer su propio cuerpo; mejoran su condición física general para la prevención de disfunciones relacionadas con el suelo pélvico o practican la meditación y el Midfulnes con la intención de disfrutar del momento presente a través de la identificación de pensamientos, emociones y sentimientos que experimenten.

La oferta dirigida a personas mayores de 65 años está encaminada a fomentar el envejecimiento activo; o lo que es lo mismo, el envejecimiento saludable. Un concepto global que alcanza todas las áreas: sociales, culturales y económicas. Cuánto más se desarrolle la persona en estas tres áreas más probable será que tenga una vida independiente. Con mayor autonomía, la persona podrá disponer de una mayor capacidad de decisión, una vida más participativa y una relación social y con el entorno mayor.

Además de la gimnasia para mayores antes citada, gracias a la programación de Animación Comunitaria los mayores desarrollan habilidades de expresión y comunicación con la ‘Escuela de Pensar’; entrenan la mente y la memoria para prevenir el deterioro cognitivo mediante diferentes tipos de ejercicios sencillos y asequibles para cualquier tipo de persona; por su parte, ‘Vejez Segura’ les brinda el apoyo y asesoramiento que necesitan sobre distintos temas de la vida cotidiana de vital importancia como por ejemplo, la realización de su testamento. Incluso ya hay muchos que han aprendido a mandar un correo electrónico, a comprar y vender por internet y descargar archivos desde el ordenador, gracias al programa de ‘Nuevas Tecnologías’.

FORMACIÓN DE CUIDADORES.- Por otra parte, la atención a las personas dependientes y/o discapacitadas requiere conocimientos, actitudes y además pautas para que los cuidadores cuiden también de sí mismos. Por ello, además de la formación correspondiente para el cargo, el programa de Animación Comunitaria organiza talleres para los cuidadores, a menudo no profesionales, relacionados con su autocuidado, con el objeto de procurar su bienestar físico y emocional.

También hay en marcha programas cuyos destinatarios son personas en situación de precariedad, tanto personal, como familiar o social, y con escasez de recursos económicos. Gracias a este programa, aprenden habilidades básicas para desenvolverse a lo largo de su vida diaria, como costura o cocina; reciben apoyo socioeducativo para sus hijos y desarrollan actividades relacionadas con el ocio y tiempo libre en el ámbito familiar y comunitario durante los fines de semana.

Por otro lado, las personas con deterioro cognitivo leve que residen en sus domicilios con autonomía funcional suficiente, acuden dos veces por semana a sesiones en las que se promociona su autonomía personal a través de actividades de estimulación motriz, sensorial o cognitiva. Disponen, además de un programa de ‘Ocio Inclusivo’, que desarrolla actividades de ocio, recreo, promoción de la salud y prevención de recaídas que favorecen su participación en la comunidad y las relaciones sociales.

Pero no sólo hay programas y talleres para los colectivos más vulnerables; ‘Actividades ocupacionales de carácter artístico’ como el diseño de interiores, la artesanía o el arte floral o programas culturales como el de ‘Palencia, Tierra Nuestra’, que versa sobre el pasado y presente de la provincia de Palencia, se abren hacia un público más general con el objetivo de ayudar a fijar población en el medio rural.

ENVEJECIMIENTO ACTIVO, EJE DE LA ESTRATEGIA.- Fomentar el envejecimiento activo y otorgar a los habitantes de las zonas rurales las mismas oportunidades que las que tienen los que viven en el entorno urbano, se vuelven dos pilares fundamentales si queremos seguir manteniendo con vida nuestros pueblos y hacer frente a la despoblación. La calidad de vida que aportan las zonas rurales (entornos menos contaminados, mayor calidad del aire, menor estrés, vínculos sociales y familias más arraigadas) es un incentivo para potenciar el envejecimiento activo en los pueblos; y este envejecimiento activo sólo se puede impulsar si acompañamos este esfuerzo con una dotación de servicios y atenciones sociales digna.