Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CAPITAL

La Policía Local colaborará en la campaña de la DGT para reducir la siniestralidad

IMG_20191108_111254
Actualizado 11/11/2019 12:53:15
Redacción

Entre los días 11 y 17 de noviembre se desarrollará una campaña especial de vigilancia de las condiciones del vehículo.

La antigüedad del vehículo supone un factor de riesgo, al carecer este de los sistemas y equipamientos de seguridad implantados recientemente, además de los problemas derivados de su uso.

De acuerdo con la información publicada por la D.G.T. en “Las principales cifras de la siniestralidad vial. España 2018”, en ese año ha continuado el progresivo envejecimiento del parque de automóviles de los últimos años, oscilando la antigüedad media del parque de automóviles, con menos de 25 años, entre los 8,6 años de los tractores industriales y los 12,3 años de los camiones y furgonetas. Los turismos tienen una antigüedad media de 10,9 años, por encima de los 9,7 años de las motocicletas.

La antigüedad media del parque de turismos, que representa el 68% del parque total de automóviles, ha aumentado en 1,6 años en el periodo 2011-2018. El riesgo de fallecer o resultar herido grave se multiplica por dos al comparar los accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años de antigüedad, en relación con vehículos de menos de 5 años.

El mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad del vehículo se convierte en una actividad totalmente imprescindible para combatir la siniestralidad.

Hay que prestar una especial atención al adecuado mantenimiento y puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo: neumáticos, frenos, luces y señalización, etc.

En el año 2016, las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) españolas llevaron a cabo la revisión de 19.509.380 vehículos.

El 18,77% (alrededor de 3,7 millones) de los vehículos inspeccionados no superaron la primera inspección obligatoria, al presentar, al menos, un defecto técnico grave, esto supone que casi uno de cada cinco vehículos fue rechazado por no reunir las condiciones mínimas de seguridad o por emitir a la atmósfera emisiones contaminantes y nocivas superiores a lo permitido por ley.

Esta tasa de rechazo obedece a que durante las inspecciones se detectaron hasta un total de 23.888.560 defectos, de los cuales 6.886.276 eran graves (aquellos que automáticamente imposibilitan que un vehículo pueda superar la inspección técnica).

Los defectos graves más comunes fueron los de alumbrado y señalización (24,1%); ejes, neumáticos y suspensiones (21,7%); los relativos a frenos (14,7%); y por exceso de emisiones contaminantes (13,3%). Los vehículos con mayor tasa de rechazo son los camiones (26,6%) seguidos de remolques y semirremolques (25,76%) y autobuses (24,4%).