Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CASTILLA Y LEóN

El PSOE plantea un cambio de la Ley del Juego para incrementar controles, restricciones y un impuesto adicional

PSOE_CYL_2
Actualizado 18/11/2019 14:05:09
Redacción

El Grupo Parlamentario Socialista registró hoy en las Cortes de Castilla y León una Proposición de Ley para modificar la Ley del Juego de la Comunidad con el objetivo de incrementar los controles, aumentar las restricciones y establecer un tipo impositivo adicional del dos por ciento, entre otros. Se trata, según explicó el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, de una proposición de ley que recoge el aumento de las distancias de este tipo de centros a colegios o bibliotecas (de 100 a 500 metros lineales); aumento de 300 metros a un kilómetro de los distintos establecimientos de juego; el control previo de acceso o la obligación de que las máquinas tragaperras tengan un sistema de encendido.

El Grupo Parlamentario Socialista registró hoy en las Cortes de Castilla y León una Proposición de Ley para modificar la Ley del Juego de la Comunidad con el objetivo de incrementar los controles, aumentar las restricciones y establecer un tipo impositivo adicional del dos por ciento, entre otros.

Se trata, según explicó el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, de una proposición de ley que recoge el aumento de las distancias de este tipo de centros a colegios o bibliotecas (de 100 a 500 metros lineales); aumento de 300 metros a un kilómetro de los distintos establecimientos de juego; el control previo de acceso o la obligación de que las máquinas tragaperras tengan un sistema de encendido.

Del mismo, la propuesta del PSOE, que fue registrada después de la reunión de Tudanca con representantes de la Federación de Jugadores Rehabilitados en la Comunidad, recoge la prohibición del uso de menores pero también de mayores acompañados de menores.

La Proposición de Ley establece una moratoria de cuatro años para la aprobación de nuevas licencias y una cuota impositiva adicional del dos por ciento cuya recaudación vaya a luchar contra la ludopatía que, aseveró, ha crecido y afecta a los más vulnerables.