Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CAPITAL

Investigadas cuatro personas como supuestos autores de delitos sobre comercio ilegal de especies protegidas

Marfil001
Actualizado 02/01/2020 12:25:28
Redacción

La Guardia Civil se incauta de nueve piezas de marfil de colmillo de elefante y una de colmillo de hipopótamo. Además, denunciaron a tres empresas por supuestas infracciones a la normativa sobre contrabando de madera protegida.

La Guardia Civil de Palencia, investiga a tres hombres y una mujer, por comerciar ilegalmente con especies protegidas y cometer supuestamente varios delitos relacionados con la protección de la fauna y la flora.

La investigación comenzó al detectar en una famosa página web de compra-venta, varias publicaciones que ofertaban piezas de marfil. Después de identificar a la vendedora, una mujer de 28 años y vecina de Palencia y con apoyo del Servicio de Asistencia Técnica e Inspección del Comercio Exterior (SOIVRE), se pudo determinar que nueve de las piezas eran de marfil de elefante y otra de colmillo de hipopótamo. Tanto el marfil de elefante como el de hipopótamo, se encuentran actualmente protegidos mediante el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), estando prohibida la comercialización de estas especies salvo autorización

expedida por la Autoridad competente, y de la cual carecía la mujer investigada, quedando las diligencias instruidas y el material incautado a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 7 de Palencia.

Simultáneamente se investigó a dos hombres de 68 y 65 años y vecinos de la localidad de Cervera de Pisuerga, por cometer supuestamente el mismo delito contra la flora y la fauna, al tener puesto a la venta un abrecartas de marfil con forma de cocodrilo, del cual sus dueños no pudieron acreditar su legar procedencia. Las diligencias y el abrecartas quedaron puestos a disposición del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 1 de Cervera de Pisuerga.

Por otro lado y dentro de la “Operación Quercus II”, se realizan inspecciones a establecimientos de venta de muebles para detectar el comercio ilegal de especies de madera protegida. Al realizar una de las citadas inspecciones, se detecta en un comercio de la capital palentina, dos muebles de madera de caoba expuestos al público para su venta, una estantería y un buró, desconociendo la dueña del establecimiento de que especie de caoba están hechos, ya que dependiendo de qué especie se trate posee diferente grado de protección.

Se realiza un estudio de los muebles y de la documentación aportada por, derivando finalmente en dos empresas dedicadas a la importación de productos de madera de fuera de Europa, ubicadas en Pinto (M) y en San Fernando de Henares (M). La investigación culmina con el decomiso de los dos muebles de caoba y varias denuncias en materia de contrabando tanto a la titular del comercio como a los dos importadores de muebles, por la importación y posterior comercialización supuestamente irregular de especies de madera procedentes de Asia.