Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

REINOSA

Confederación del Ebro, Gobierno y Reinosa colaborarán en la limpieza de los cauces para evitar desbordamientos

Inundaciones-Pleno-770x481
Actualizado 16/01/2020 11:21:28
Redacción

Las cuencas del Ebro, Híjar e Izarilla se vieron afectadas por un episodio de crecidas extraordinario, debido a un acumulado pluviométrico de entre 100 y 130 l/m2 en 24 horas que superó todos los registros históricos en las estaciones de aforo y control de caudales que la Confederación tiene en estos cauces.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Reinosa colaborarán en la limpieza, con carácter urgente, de los ríos Ebro, Híjar e Izarilla para recuperar su capacidad hidráulica y evitar que se produzcan desbordamientos e inundaciones como las acontecidas en varios puntos de Campoo el pasado 19 de diciembre.

Las acciones se centrarán, principalmente, en estos tres ríos para devolver la normalidad a sus cauces tras el paso de la avenida y consistirán en la retirada de restos vegetales y la extracción puntual de sedimentos.

Además, las tres administraciones han acordado agilizar las autorizaciones correspondientes de índole ambiental y de protección del dominio público hidráulico, así como estudiar medidas de seguridad ante la posibilidad de que se produzcan en el futuro nuevas avenidas. En este sentido, será la propia Confederación la encargada de elaborar un análisis hidráulico que determine las acciones a poner en marcha con la información que sus técnicos han recabado en las recientes visitas que han efectuado a las zonas afectadas.

Estos acuerdos son el resultado de la reunión a tres bandas celebrada la pasada semana en la sede de la CHE en Zaragoza para evaluar la situación de los cauces y definir las actuaciones conjuntas a llevar a cabo después de las crecidas extraordinarias que el mes pasado provocaron inundaciones y daños considerables en Reinosa y Matamorosa, entre otras localidades.

Las actuaciones se llevarán a cabo en diferentes fases, la primera de las cuales comenzará "de manera inmediata" para asegurar la capacidad hidráulica de los ríos ante el "riesgo añadido" que representan en estos momentos los materiales acumulados tras la última avenida.

Las cuencas del Ebro, Híjar e Izarilla se vieron afectadas por un episodio de crecidas extraordinario, debido a un acumulado pluviométrico de entre 100 y 130 l/m2 en 24 horas que superó todos los registros históricos en las estaciones de aforo y control de caudales que la Confederación tiene en estos cauces.