Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

MOTOR

La tranquilidad de un taller de confianza

Talleres_4
Actualizado 31/01/2020 11:22:21
Redacción

Probablemente todo influye para la buena gestión de un taller: su imagen, su orden y limpieza, sus detalles de recepción, la exactitud del diagnóstico, la rapidez de las reparaciones, la entrega del vehículo reparado, la atención recibida, si dispone de vehículo de sustitución o te acercan a la ciudad o al domicilio, el cuidado de sus trabajadores con sistema de recogida de emisiones del escape... pero sobre todo, la concisión de la explicación de la avería y su tratamiento.

Probablemente todo influye para la buena gestión de un taller de automóviles y vehículos industriales: su imagen, su orden y limpieza, sus detalles de recepción, la exactitud del diagnóstico, la rapidez de las reparaciones, la entrega del vehículo reparado, la atención recibida, si dispone de vehículo de sustitución o te acercan a la ciudad o al domicilio, el cuidado de sus trabajadores con sistema de recogida de emisiones del escape... pero sobre todo, la concisión de la explicación de la avería y su tratamiento. Y la seriedad con el cliente que, por ejemplo, crea que su coche necesita una reparación y ésta no sea primordial y así se lo expliquen; o que crea que hay que cambiar una determinada pieza cuando con la actual puede recorrer varios kilómetros más. Y, claro está, el precio.

Y también está claro que todos necesitamos un taller de confianza, que puede ser el oficial de la marca del vehículo que poseamos, u otro fiable que nos haya demostrado su buen hacer durante muchos años. Esto nos da tranquilidad al dejar nuestro vehículo, lo que ya es sumamente importante. Y con la constancia de la garantía que deben ofrecer por las reparaciones y, que en la mayoría de ellos —homologados para atender con solvencia cualquier marca—, incluye la de aquellos vehículos que aún la tengan al ser nuevos o con pocos años.

Y para todo este quehacer de los talleres, éstos van incorporando diversa maquinaria especializada que puede diagnosticar con concisión las averías, agilizar las reparaciones con sumo cuidado para el coche, protegiendo tanto la limpieza del mismo —interior y exterior— como su carrocería, atender reparaciones de cualquier índole (alineación de ruedas, Pre-ITV, reparación de pinchazos, etc.), poseer un sistema de recogida de aceites usados, etc.

Por otra parte, al incorporarse paulatinamente al parque de vehículos los híbridos y eléctricos, los talleres deberán ir especializándose en esta nueva singladura que cambia en muchos casos —sobre todo para los 100% eléctricos de 0 emisiones—, la ‘mecánica física’ por la electromecánica y el aumento de los componentes eléctricos, el tratamiento de las baterías y alternadores, la conversión de la electricidad en energía de tracción a veces con motores directos a cada rueda, etc.