Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CULTURA

‘Gauguin en Tahití, paraíso perdido’ se estrena en Palencia dentro de 'El Arte en el Cine'

GAUGUIN_EL_PARAISO_PERDIDO
Actualizado 14/02/2020 10:22:22
Redacción

El 17 y el 18 de febrero se proyecta en los Multicines Avenida en una única sesión que comenzará a las 20,30 h.

La serie de documentales ‘Los grandes del Arte en el cine’ nos invita a descubrir el universo de Gauguin, uno de los más grandes pintores de los tiempos modernos fiel a su leyenda de artista bohemio, atrevido y libre. ‘Gauguin en Tahití, paraíso perdido’ con la participación de Adriano Giannni es la nueva película documental de A contracorriente Films que se estrena el próximo lunes 17 y el martes 18 de febrero en todo el mundo y que en Palencia podremos ver en los Multicines Avenida en una única sesión que comenzará a las 20,30 horas.

SINOPSIS. Fue el 1 de abril de 1891 cuando Paul Gauguin dejó Marsella a bordo del barco Océanien, con destino a Tahití, en la Polinesia Francesa. Tenía 43 años y ese día marcó el comienzo de un viaje hacia la esencia de la vida y el arte, de una búsqueda desesperada de la autenticidad y, exploraciones cada vez más profundas de una naturaleza exuberante y sensual. Lo llevará a las antípodas de la civilización, a convertirlo en uno de los más grandes pintores de los tiempos modernos.

Gauguin en Tahití. Paraíso perdido, nos transportará a la Polinesia Francesa, a las Islas Tahití y las Marquesas, para experimentar los paisajes que lo inspiraron, entre los lugareños a los que amó y siguiendo el rastro de una historia que se ha convertido en leyenda.

Esta película convierte el libro de aventuras que fue la vida de Gauguin en imágenes, pero también es una historia de fracaso, debido a que Gauguin no pudo liberarse de sus orígenes, y de las ambiciones y privilegios del hombre moderno. Después de todo, era ciudadano de una potencia colonial: pintaba entre las palmeras, pero sus pensamientos estaban dirigidos hacia la gente en Occidente. Una paradoja que se reflejó en el destino de su obra, ya que sus pinturas se conservan ahora en los principales museos internacionales donde cada año millones de personas se detienen frente a esos lienzos de Tahití, soñando con su momento de paraíso en un lugar silencioso entre las multitudes.