Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

REINOSA

La intervención en la calle Ramón y Cajal iniciará próximamente la urbanización del vial

IMG_1439
Actualizado 10/07/2020 11:56:38
Redacción

Cofinanciada por el Consistorio de Reinosa y el Gobierno regional, está permitiendo así mismo la renovación de las acometidas domiciliarias de la red de abastecimiento, que concluirá próximamente.

El Ayuntamiento de Reinosa iniciará en unos días la urbanización del vial de la calle Ramón y Cajal tras haber instalado ya la nueva tubería de abastecimiento que sustituyó a la antigua, elaborada con fibrocemento, y haber renovado también la red de saneamiento de la zona.

La intervención, cofinanciada por el Consistorio y el Gobierno regional, está permitiendo así mismo la renovación de las acometidas domiciliarias de la red de abastecimiento, que concluirá próximamente.

Vía peatonal

Los trabajos de urbanización de la calle, que, en una primera fase, consistirán en el hormigonado y la colocación de los bordillos de granito para, posteriormente, extender el nuevo asfalto pulido en el vial principal y convencional en su intersección con La Ballarna, Cilleruelo y Colón, es el paso previo a la conversión de Ramón y Cajal en una via peatonal con acceso restringido al tráfico rodado salvo para residentes y el servicio de carga y descarga.

Desde el Equipo de Gobierno se ha mostrado su “satisfacción” por hacer realidad una obra que el alcalde de Reinosa José Miguel Barrio ha calificado como “especialmente importante dentro del Plan de Regeneración Urbana de la ciudad”. El motivo es triple ya que “a la mejora que han experimentado las redes de saneamiento y abastecimiento se unirán el embellecimiento del paisaje urbano y la habilitación de un nuevo espacio que facilitará el tránsito de peatones y, en consecuencia, dotará a la zona de mayor seguridad vial”.

La obra de renovación de la red de abastecimiento de las calles La Ballarna y Ramón y Cajal partía con un presupuesto base de licitación de 249.820 euros, siendo adjudicada a la empresa Aqualia en 211.404 euros, lo que supuso una baja del 15%.