Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

ENTREVISTAS

“Volví de Japón a España para que mi formación no se aprovechara en otro país”

CesarMoreno-CARRION_1
César Moreno en La Lastra; al fondo, el pico Espigüete.
Actualizado 31/01/2020 16:09:42
Jose Rojo

Aunque nacido en Zaldívar (Vizcaya), todos sus antepasados proceden de la Montaña Palentina, concretamente de La Lastra (Triollo) y Vidrieros. El científico y doctor en Física de Materiales César Moreno (1981), que se siente cien por cien palentino, trabaja desde hace 6 años en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2) –dependiente de la Generalitat de Cataluña, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Barcelona– y una de sus investigaciones centrada en los avances sobre el grafeno ha recibido distintos reconocimientos.

Moreno, casado “un día de nieve en diciembre en La Lastra” y con una hija y un hijo, rehusó una plaza permanente en el Instituto Nacional de Materiales de Japón “porque no quería que mis hijos crecieran a más de 10.000 kilómetros de sus abuelos, tíos y demás familiares y porque mi deber era retornar al lugar donde invirtieron en mí”, argumenta.

JOSE ROJO

Pregunta. Usted nació en Zaldívar (Vizcaya), pero a los tres años llegó a La Lastra con sus padres. ¿Por qué su familia decidió trasladarse a la Montaña Palentina?

Respuesta. Mi madre es de La Lastra y mi padre de Vidrieros, y mis abuelos, bisabuelos,… y así todas las generaciones pasadas de las que tengo conocimiento son respectivamente de estos dos lugares. Así que mis padres, después de vivir unos cuantos años en Euskadi, decidieron volver a su lugar de origen: la Montaña Palentina. Lo hicieron por vocación y con convencimiento por filosofía de vida.

P. ¿Vuelve con frecuencia a su tierra?

R. Siempre que puedo… Hoy por hoy es al menos 4 o 5 veces al año y espero que cada año sean más.

P. ¿Qué acostumbra a hacer allí cuando pasa unos días de vacaciones?

R. Disfrutar de forma activa no haciendo aparentemente nada.

P. ¡Incluso trabaja desde su pueblo vía internet!

R. Y no sólo contestar correos electrónicos… Incluso puedo realizar experimentos vía control remoto de uno de los microscopios de resolución atómica que tenemos en el laboratorio en Barcelona.

P. ¿Qué rincón palentino le entusiasma?

R. Todo el enclave en torno al Curavacas y el Espigüete… Cada pico, cada loma y cada laguna.

P. ¿Cómo ve a la provincia de Palencia?

R. Eso le preguntaría yo a los responsables políticos que tienen capacidad de incentivar inversiones, activar la vida cultural y fomentar el progreso y bienestar en los pueblos de esta región. Quiero pensar que aún no ha llegado al punto de no retorno poblacional.

P. Tras finalizar los estudios de secundaria en el instituto Santa María la Real (Aguilar de Campoo), decidió matricularse en Física y profesionalmente no le ha ido nada mal…

R. Hice la EGB en Cervera de Pisuerga, y por ser de alta montaña residente en la Escuela Hogar, hice el BUP en Santa María la Real (siempre imaginaba que en realidad estaba en la novela ‘En el nombre de la rosa’, de Umberto Eco); COU y Ciencias Físicas en Santander, de ahí me fui a Grenoble (Francia) al Consejo de la Energía Atómica francés, donde comencé con la experimentación en nanotecnología y nanociencia. Regresé a Santander y mientras decidía qué hacer, algunos días cogía olas en Somo o Liencres, otros esquiaba en Alto Campoo y otros acudía a los martes literarios de la Ménendez Pelayo, me formé en la creación y gestión de empresas, me concedieron el premio al proyecto más innovador concedido por la Cámara de Comercio de Cantabria, creé una empresa dedicada a editar libros con herramientas de código abierto e impresión bajo demanda llamada Editorial Cronopio. En ese tiempo también me concedieron el premio a la mejor sugerencia ciudadana sobre la vacunación de brucelosis bovina. Después, comencé mi doctorado en Física de Materiales en el Instituto de Ciencia de Materiales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), pasé dos años como investigador postdoctoral en la Universidad Politécnica de Cataluña hasta que decidí aceptar una posición de científico independiente en Japón, que al cabo del tiempo y tras diversas evaluaciones me permitieron presentarme a las oposiciones de investigador titular en Japón.

P. Y consiguió una plaza permanente en el Instituto Nacional de Materiales de Japón, donde trabajó durante tres años. ¿Por qué no se quedó?

R. La plaza era de funcionario japonés y con muy buenas condiciones salariales y con muy buen soporte económico para la investigación. No me quedé por varios motivos. El primero, el personal, no quiero que mis hijos crezcan a más de 10.000 kilómetros de sus abuelos, tíos y demás familiares, y en una cultura maravillosa, pero en las antípodas a la nuestra.

El segundo motivo es que no me dio la gana. No me dio la gana que mi formación, que ha sido sufragada por dinero público, se aprovechara en otro lugar. Tampoco me dio la gana que los únicos que se pueden quedar allí fueran los que agacharan las orejas y comulgasen con lo establecido. Mi deber era retornar, en la medida en que pudiera, al lugar donde invirtieron en mí con resultados en avances científicos y con la formación de nuevas generaciones con espíritu crítico y afán de excelencia.

P. Algunas de sus investigaciones en el ICN2 han sido publicadas en revistas científicas punteras y, también, han logrado premios relevantes.

R. Hace un año y medio publicamos un trabajo en una de la revistas más prestigiosas del mundo, ‘Science’, recogiendo nuestros avances en la síntesis de estructuras atómicamente perfectas de grafeno. A partir de esta publicación hemos recibido el reconocimiento de la comunidad científica y diversos premios. A finales de 2018 la revista ‘C&EN’, de la Sociedad Americana de Química, que es la más grande y prestigiosa del mundo, nos concedió el premio a la mejor molécula del año. Vamos… como ganar un Oscar de Hollywood. A lo largo del año pasado también recibimos el premio nacional ‘Vanguardia de la Ciencia’ y la distinción del Consejo Superior de Investigaciones Científicas por este mismo trabajo.

P. Dicho estudio se centra en el grafeno que, a pesar de ser un material tan ligero como la fibra de carbono, puede llegar a ser más resistente que el acero. ¿Es el material del futuro?

R. De momento es el del presente en investigación. Básicamente es una sola capa de átomos de carbono, o dicho de otro modo, una sola lámina del grafito que contienen los lápices para escribir. La grandeza de este material es que es carbono, que es un elemento muy abundante y barato. Y que, a pesar de su sencillez, posee un conjunto de propiedades superlativas: es muy buen conductor eléctrico, mejor que el cobre, muy buen conductor térmico, es ligero, transparente y es más duro que el acero. Por todo esto la UE ha invertido durante 10 años más de 1 billón de euros para la investigación en este material y sus aplicaciones.

P. ¿A qué conclusiones han llegado usted y sus colegas sobre este elemento?

R. Nosotros le hemos dado una vuelta de tuerca más. Hemos emulado a Ferran Adriá, hemos deconstruido el grafeno. Hemos sintetizado grafeno con poros de tamaño nanométrico, esto es 100.000 veces más pequeño que el grosor de un pelo. Al crear estos poros el grafeno, que es muy buen conductor eléctrico, como el cobre, pasa a comportarse como el silicio, que es el material con el que están hechos los ordenadores, móviles y casi cualquier aparato electrónico hoy en día. Así pues ahora tenemos el grafeno que es transparente, ligero y que disipa bien el calor y con el que podemos hacer dispositivos electrónicos. Por otro lado, el grafeno es uno de los materiales más impermeables que existe, y eso a pesar de lo extremadamente fino que es. Así, si al material más impermeable que existe lo dotas de poros de tamaño por debajo de un solo nanómetro, y cada uno de estos poros es exactamente igual al otro con precisión atómica, esto es, cada poro tiene el mismo número de átomos de contorno, ni uno más ni uno menos, entonces tienes el filtro perfecto.

P. He leído que este material también podría utilizarse para desarrollar chalecos antibalas, lentillas de visión térmica e infrarroja, coches prácticamente irrompibles,…, e incluso, condones.

R. Y raquetas de tenis, colchones,… En muchas de estas aplicaciones comerciales muchas veces se utiliza como elemento de marketing: se añade una pequeña cantidad que no tiene ningún papel en las propiedades fundamentales del objeto, pero da una idea de tecnología punta.

Por otro lado, aunque aún en fase de laboratorio, sí se están haciendo cosas muy interesantes. Sin ir muy lejos hay otros grupos en mi instituto que lo utilizan para implantes en el cerebro para recuperar la capacidad de hablar o implantes de retina para recuperar parcialmente la visión.

P. ¿La construcción de viviendas con grafeno está cerca?

R. Hay empresas que utilizan grafeno, o mejor dicho compuestos de carbono para hacer conductor térmico y eléctrico el hormigón para edificaciones con propiedades muy particulares. Está lejos de ser algo común y significativo.

P. ¿La desalinización del agua de mar con un tamiz de grafeno también es posible?

R. Es posible y de manera más eficiente. Aquí la clave está en lo delgado que es, más de 100.000 veces más delgado que el grosor de un pelo, y a su vez muy resistente. Esto hace que la energía necesaria para poder desalinizar el agua sea muy pequeña.

P. ¿En qué investigación está inmerso ahora?

R. En desarrollar nuevas estructuras de grafeno porosas para aplicaciones en electrónica, desalinizar agua, y más recientemente nos han concedido un proyecto para utilizar este grafeno poroso para fabricar biosensores para la detección precoz de cáncer de piel. Si algo distingue al grafeno es su versatilidad, sin duda.

P. Trabaja en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología, que depende de la Generalitat de Cataluña, el CSIC y la Universidad Autónoma de Barcelona. ¿Qué opina acerca del independentismo en Cataluña?

R. El instituto donde trabajo es un ejemplo de cómo algo gestionado conjuntamente por la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central a través del CSIC funciona, y es algo que hacen otras comunidades de manera análoga. Sinceramente creo que mi opinión sobre el arte abstracto de Kandinsky sería más ilustrativa para el lector que no mi opinión sobre el sentimiento independentista de Cataluña o de León. Creo que no debería utilizarse como arma arrojadiza, sobre sentimientos no hay nada escrito.

P. ¿Su vida profesional se ha visto trastocada en algún sentido por este alzamiento ciudadano y político?

R. En absoluto, mi vida profesional se ha visto trastocada por los recortes en ciencia e investigación durante la última década llevados en este país. ¡Que los árboles no nos impidan ver el bosque!

Personalísimo

“De Palencia no aguanto la falta de amor propio”

- Signo del horóscopo… La gente confunde la astrofísica con la astrología desgraciadamente.

- Vicio confesable… Los ‘onsen’ –aguas termales de origen volcánico– japoneses.

- Película para recordar… ‘À bout de souffle’, de Jean Luc Godard.

- Actor… Paul Newman en ‘La leyenda del indomable’.

- Actriz… Uma Thurman en ‘Pulp fiction’.

- Animal… Mastín leonés o tudanca.

- Color… Verde y azul Napoleón.

- Libro predilecto… ‘Un mundo feliz’, de Aldous Huxley, o ‘El Aleph’, de Borges.

- Coche que tiene… Moto, una Van Van.

- En cuestión de cocina se muere por… El ‘sashimi’, el tartar de ternera o un buen chuletón de Carne de Cervera.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… ‘Where is my mind’, de The Pixies.

- En su relación con las personas no soporta… La insolencia.

- Por el contrario, valora… La sensatez.

- Siente envidia sana por… Pocas cosas.

- Rasgo que le define… La perseverancia.

- Su gran defecto… El exceso de perseverancia…

- Su mejor sueño… Tener tiempo para ‘maladar’ –no aprovechar algo en su justa o esperada medida–.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… El lenguaje gestual, lo que no dice con palabras.

- Los sábados por la noche disfruta… Del silencio.

- El rincón favorito de su casa es… La cocina, con sus olores y sabores y la trébede que no tengo.

- De Palencia no aguanta… La falta de amor propio.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… Su nobleza.