Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CERRATO INSOLITO

Manuel Esteban. El Mundial del Jeque

Manuel_Esteban
Actualizado 30/10/2020 09:56:31
Fernando Pastor

A Gonzalo Alonso le sucedió en la presidencia blanquivioleta otro cerrateño, de Villafuerte de Esgueva: Manuel Esteban Casado.

A Gonzalo Alonso le sucedió en la presidencia blanquivioleta otro cerrateño, de Villafuerte de Esgueva: Manuel Esteban Casado.

Estuvo una única temporada, la 1982/1983, pero coincidió con la disputa del Campeonato del Mundo, del que el Nuevo Estadio José Zorrilla de Valladolid fue una de las sedes, concretamente del grupo D, en el que estaba encuadrada la selección de Kuwait, en lo que era su primera y hasta ahora única participación en un Mundial.

Ello propició acontecimientos memorables, como el camello que llevaban los kuwaitís como mascota a los partidos y en especial algo que no había ocurrido nunca ni ha vuelto a ocurrir en un partido de fútbol.

El día 21 de junio se enfrentaban las selecciones de Francia y Kuwait. Cuando el cronómetro marcaba el minuto 80 y el marcador registraba el resultado de 3-1 favorable a los franceses, Alain Giresse se internó en el área kuwaití y sin oposición marcó el cuarto gol de su equipo. Los jugadores kuwaitíes protestaron al árbitro, el ucraniano Miroslav Stupar, alegando que se habían quedado parados porque habían escuchado un silbato (que al parecer procedía de las gradas) y pensaban que la jugada estaba invalidada. Stupar no hizo caso y concedió validez al gol. En ello estaban cuando el jeque Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah (hermano del emir de Kuwait y presidente de la Asociación de Fútbol de Kuwait), bajó desde el palco hasta el césped con su chilaba blanca y su turbante rojo y rodeado de sus escoltas, para unirse a la protesta de los jugadores, a los que ordenó con aspavientos que se retirasen del partido. El árbitro, para evitar la retirada (hay quien dice que también porque observó que el jeque llevaba un cuchillo envuelto entre la túnica), atendió la protesta y anuló el gol, aunque tan solo un minuto después después Francia marcaría de nuevo. El suceso se saldó con la sanción a perpetuidad del árbitro, una amonestación a los organizadores españoles por no impedir que el jeque accediera al terreno de juego, y una fuerte multa para este último, que 8 años después moriría fusilado por Irak en la guerra del Golfo.

En el palco estaba ese día nuestro protagonista, Manuel Esteban Casado, como presidente anfitrión.

Este cerrateño polifacético fue también presidente de la Asociación de Cazadores y Pescadores de Valladolid, se dedicó a la venta de muebles y electrodomésticos en la famosa tienda Muebles Orientales y elaboró vino. Para esto último adquirió en 1985 en Valbuena de Duero la finca Montealto. Allí plantó viñedo y fundó la Bodega Montebaco, comercializando el vino por diversos países bajo las marcas Monte Baco y Semele. Este vino está integrado en la Denominación de Origen Ribera del Duero. Tras su fallecimiento, en 1996, se hicieron cargo de la bodega primero su mujer, María de los Ángeles Martín de la Rosa, y poco después su hijo Manuel.

PEDRO SAN MARTÍN LÓPEZ, MULTIFACÉTICO

Tras esa única temporada, a Manuel Esteban le sucedió al mando de la nave blanquivioleta en 1983 otro cerrateño, de Cevico de la Torre: Pedro San Martín López.

Salió de Cevico para hacer el servicio militar y no regresó.

Primero se instaló en Granada para trabajar en una farmacia que tenía allí su hermana.

Después, en 1961, junto con dos de sus hermanos, emigró a Suiza, donde presidió el Club Español existente en el cantón de Thurgau. El Club Español era un club social que organizaba encuentros gastronómicos, sesiones de cine, contaba con biblioteca, etc., para mantener nexos entre los emigrantes españoles en Suiza.

En 1967 regresó y se instaló en Valladolid, dedicándose principalmente a la construcción. Se casó con María del Carmen Gutiérrez, hija del propietario de las bodegas Hijos de Alberto Gutiérrez. Realizó cursos de viticultura y de enología, integrándose en el Consejo de Administración de la bodega, de la que finalmente llegó a ser Presidente, hasta su fallecimiento a causa de una caída el 27 de marzo de 2020, cuando contaba 85 años de edad.

Su presidencia del Real Valladolid fue efímera ya que la normativa le exigía avalar el presupuesto con su patrimonio personal. Él había prometido a su mujer no avalar nada, y para cumplir su promesa tuvo que abandonar el cargo el mismo año que lo había asumido.

GONZALO ALONSO, EL REGRESO

El club había regresado a la senda de las deudas, por lo que le pidieron a Gonzalo Alonso que regresara. Y lo hizo. En esta segunda etapa el Real Valladolid logró el único título de su historia, la Copa de la Liga, venciendo en la final al Atlético de Madrid el 30de junio de 1984 con un Nuevo Estadio José Zorrilla abarrotado.

Las recaudaciones en taquilla aumentaron y volvieron sus argucias para lograr financiación.

Por ejemplo convenció a los jugadores para que aceptaran rebajarse la alta ficha que tenían a cambio de pagarles las primas por resultados en efectivo en el mismo vestuario tras los partidos.

También hacer una derrama entre los socios que sería descontada de las cuotas de las 4 temporadas siguientes, así como obtener una comisión de Caja Salamanca si ofrecía a los socios imposiciones a plazo fijo en esta entidad.

Se despidió del fútbol con la organización de la final del Campeonato de Europa Sub-21entre España e Italia, el 30 de Noviembre de 1986 en el Nuevo Estadio José Zorrilla, con victoria de los primeros. Este partido, que registró otro lleno histórico en las gradas, le fue concedido a Valladolid por parte de la Federación precisamente por ser la despedida de Gonzalo Alonso del mundo del fútbol.

Tras la finalización del encuentro los jugadores le dieron una camiseta firmada por todos ellos y con el dorsal nº 11 ya que era el que vistió Llorente, natural de Valladolid.

Tras el partido, José María García, el más famoso periodista radiofónico de la época y que sentía gran aprecio por Gonzalo Alonso, al que denominaba “el zapatero”, le llevó en moto a la emisora de Antena-3 para que se despidiera en antena del mundo del fútbol.

En 2003 recibió la Insignia de Oro y Brillantes del club. En su trayectoria se hizo acreedor de decenas de placas de reconocimiento de muchos equipos y peñas.

Falleció el 19 de junio de 2020, a los 95 años de edad.