Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CASTILLA Y LEóN

Junta y Delegación del Gobierno coordinan labores de prevención y extinción de incendios

20200624IMG_2729
Actualizado 25/06/2020 11:39:32
Redacción

Los dispositivos estarán desplegados al máximo el próximo 1 de julio y ambas administraciones garantizan una organización eficiente de recursos y medios. Además del operativo de la Junta de Castilla y León, compuesto por 4.500 profesionales, hay que sumar los medios aéreos del MITERD, el Ministerio de Defensa en relación a la Unidad Militar de Emergencias y la colaboración de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

El Operativo de la Junta de Castilla y León para este verano estará integrado por 4.500 profesionales forestales, al que se han incorporado nuevos agentes medioambientales e ingenieros para reforzar las comarcas y provincias más necesitadas. En cumplimiento de los acuerdos del diálogo social, se ha mejorado la cobertura de meses de autobombas en las provincias de León y Zamora, donde todas las autobombas están ya 9 meses operativas y se ha realizado un fuerte incremento, de 51 meses de trabajo, entre Salamanca y Ávila. El refuerzo del operativo se ha completado con la contratación de más técnicos de apoyo titulados en ingeniería forestal para todos los centros de mando y de dos equipos técnicos especialista en operaciones aéreas como apoyo al Puesto de Mando Avanzado.

Estos medios ordinarios desplegados en el territorio, cuando es preciso por la magnitud o frecuencia de incendios, se ven reforzados por los medios extraordinarios que aporta en Estado, en concreto la Unidad Militar de Emergencias, que se puede solicitar en las situaciones operativas 1 y 2 descritas por la directriz básica de incendios forestales, en concreto se suele contar con la BIEM V de León, pero si es preciso acuden de otros batallones. De media, desde su constitución, la UME acude unas seis veces al año a incendios declarados en Castilla y León.

Los medios materiales con los que contará este año la Comunidad son 218 puestos y cámaras de vigilancia; 186 autobombas y 125 vehículos pickup (311 en total), 202 cuadrillas, de ellas 127 terrestres y 75 helitransportadas, 32 retenes de maquinaria y 21 medios aéreos de Castilla y León Se refuerza con el despliegue de medios aéreos del estado, en concreto en Castilla y León se ubican cinco helicópteros con sus BRIF (dos en Lubia, dos en Tabuyo del Monte y uno en Puerto El Pico) y cinco aviones (dos aviones anfibios de 5.500 litros en Matacán, dos aviones anfibios ligeros de 3.100 litros en Rosinos y un ACO en Virgen del Camino) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico –MITERD-) a los que se suman cuando es preciso el resto de medios aéreos del Estado de cobertura nacional. Todo ello dirigido y coordinado por 169 técnicos y 781 agentes medioambientales que actúan como directores de extinción.

Respecto a las mejoras tecnológicas, que contribuyen a optimizar la gestión del incendio y refuerzan la seguridad del operativo, esta campaña contará con la instalación de cámaras en helipuertos para realizar el control operacional de las aeronaves, nueva APP Incendios sobre el uso del fuego en el monte, recomendaciones y prohibiciones, que incorporará avisos de alertas o alarmas, así como dotación de nuevos dispositivos Smartphone para que todos los agentes medioambientales y celadores tengan su Smartphone personal con línea de datos y apps de ayuda, y sea así una de sus herramientas de trabajo diarias, mejorando de su seguridad y la realización de tareas. También se han adquirido equipos de radio y cuatro repetidores móviles más para dar mejor cobertura de comunicaciones en los incendios.

Este operativo es de carácter autonómico lo cual permite trasladar los medios con los que cuenta la Comunidad según las necesidades de cada provincia y teniendo en cuenta el riesgo existente, alcanzando en estos 3 meses de verano, época de riesgo alto, el máximo de medios.

Coordinación entre administraciones

La Junta cuenta con un operativo permanente, con despliegues estratégicos en todas las provincias, pero autonómico y flexible, con plena coordinación con otras administraciones, lo que garantiza el buen funcionamiento de las labores de prevención y extinción de incendios forestales.

El Centro Autonómico de Mando (CAM), ubicado en Valladolid, es el órgano encargado de mantener la coordinación interna de la propia Junta de Castilla y León, Sala del 112, y con el resto de administraciones con Competencias en Incendios forestales (Estado, CCAA periféricas, Portugal y Diputaciones y Ayuntamientos) estando permanentemente en coordinación los nueve Centros Provinciales de Mando (CPM) situados en las delegaciones territoriales de las nueve provincias.

De esta manera, se garantiza un buen funcionamiento y la cooperación eficaz mediante una organización eficiente de los recursos y medios disponibles. Es preciso destacar las relaciones necesarias para la coordinación de medios Gobierno Central, con los medios aéreos del MITERD, el Ministerio de Defensa en relación a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Guardia Civil.

En este sentido, continúa vigente el Convenio de Defensa de los Campos de Tiro del Ministerio de Defensa, que beneficia a ambas administraciones y es el único que existe en España, que permite incorporar al operativo cuatro cuadrillas de tierra que se distribuyen, una en Burgos, dos en León y una en Valladolid, más una máquina buldócer en León.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente mantiene también convenios con ayuntamientos, mancomunidades y diputaciones, en los que este año se ha ampliado la cobertura mensual de ocho convenios de ayuntamientos de Ávila, y se mantienen convenios de colaboración con las comunidades limítrofes (Madrid, Galicia, Principado de Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón y Extremadura y próximamente con Castilla-La Mancha) y con el vecino país de Portugal, a través del Tratado de Évora, de carácter nacional.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha destacado que los trabajos de prevención y extinción de incendios forestales “es una labor de todos, todos estamos implicados” y ha agradecido el importantísimo apoyo de todos los medios que aporta el Estado.

Por su parte, el delegado del gobierno en Castilla y León insistió también en la “total lealtad del Estado e hizo un llamamiento a la ciudadanía para evitar y denunciar comportamientos reprobables que ponen en riesgo “vidas y haciendas”.