Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CAPITAL

La Cámara de la Propiedad Urbana reclama al Gobierno medidas urgentes para atajar la ocupación ilegal

IMG_20200928_104046
Actualizado 28/09/2020 13:04:42
Redacción

El PP, en su ronda de contactos, han desgranado la proposición de Ley Orgánica registrada por su Grupo en el Congreso, que permite el desalojo de viviendas en 12 horas o el reforzamiento de las penas de usurpación.

El Partido Popular ha abierto una ronda de contactos con la sociedad para presentar su batería de propuestas contra la ocupación ilegal de viviendas. Para ello, los parlamentarios nacionales Miguel Ángel Paniagua, Jorge Domingo Martínez y Carmen Fernández, acompañados de la presidenta provincial, Ángeles Armisén, han mantenido un encuentro con la Cámara de la Propiedad Urbana de Palencia, entidad que informa y asesora en materia de propiedad inmobiliaria, al tiempo que representa a los ciudadanos ante los poderes públicos en esta materia.

La Cámara también desarrolla un importante papel en la expansión del mercado del alquiler en nuestra provincia. Así, junto con los populares, han valorado la negativa incidencia del aumento de la ocupación en la seguridad y en la confianza de los palentinos. Un incremento sostenido en los últimos años y con especial intensidad desde el confinamiento, alcanzando las 41 denuncias al día en España.

El Partido Popular afirma que cuando los socios de gobierno de Sánchez tildan a la ocupación de “leyenda urbana”, están legitimando un problema que constituye un atentado contra la propiedad privada. Unas conductas sobre las que proliferan las actuaciones de mafias dedicadas profesionalmente a la ocupación para el posterior alquiler de esos espacios.

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Propiedad Urbana de Palencia, Ángel Merino, entiende imprescindible la adopción urgente de medidas, sin que se pueda esperar a la aprobación de una modificación integral completa. Considera muy favorable la iniciativa del Partido Popular con su proposición de Ley Orgánica del Partido Popular, y estima esencial avanzar en varios ejes: la legitimación de las personas jurídicas, o la tramitación preferente en los juzgados de estos asuntos.

Estas medidas urgentes deben ser una prioridad para el Gobierno: “va más allá del derecho a la propiedad, porque se está alterando la seguridad y la convivencia vecinal”.

La Presidenta de los populares, acompañada por los parlamentarios nacionales de la formación, ha presentado los principales puntos de la proposición de Ley Orgánica para atajar el aumento de la ocupación ilegal.

Este texto contempla el desalojo exprés de los “okupas” en un plazo de 12 horas, considerando nula su inscripción en el Padrón Municipal, o el endurecimiento de las penas de usurpación (figura penal que recoge la ocupación sin morador).

También han despertado interés las medidas dirigidas a las comunidades de propietarios que, ante situaciones de riesgo, podrían realizar acciones preventivas como el tapiado de puertas y ventanas. Cabe destacar la vinculación de la Cámara de la Propiedad Urbana de Palencia con un elevado número de comunidades de vecinos.

Los populares también han introducido la batería de Mociones sobre esta materia que están registrando en las Cortes de Castilla y León, así como en los Ayuntamientos de la provincia y en la Diputación. El objetivo pasa por generar una mayor conciencia social ante este problema, por apoyar a los alcaldes y concejales de los municipios y, especialmente, a los vecinos que sufren esta problemática.

Finalmente, las partes han coincidido en señalar el carácter social de la vivienda, que debe convivir con el respeto a la propiedad privada. Por ello, defienden un modelo de servicios sociales que dé respuestas legales a las necesidades de vivienda de las personas en situación de vulnerabilidad.

Los parlamentarios nacionales critican los intentos de blanquear la ocupación ilegal de vivienda por parte de partidos como Podemos, que intentan legitimar una conducta que no es más que un delito. Concluyen afirmando que la ocupación no puede ser entendida como una forma de acceso a la vivienda.